sábado, 3 de febrero de 2018

P E R E G R I N A C I Ó N




                                                                     Como a orla de espiga te imagino,
                                                                     en mi soñar incierto,
                                                                     y te dibuja mi ansiedad, besada
                                                                     por aleatorio viento.

                                                                     Como a junco dorado se te acerca
                                                                     en pos mi pensamiento
                                                                     cuando cede la verja de las noches
                                                                     al alba del recuerdo.

                                                                     Transita así por solitarias calles
                                                                     la sombra de mi acervo,
                                                                     semejante al mendigo que no sacia
                                                                     ni el hambre ni el aliento.

                                                                     Detrás de las cancelas que se cierran,
                                                                     detrás de oscuros lienzos,
                                                                     en mis labios sin paz una pregunta
                                                                     forma el desasosiego.

                                                                     Pero la faz remota de la Luna,
                                                                     cual máscara de hielo,
                                                                     extiende sobre todos los tejados
                                                                     sábanas de silencio.

                                                                     Ya avergonzados de su canto inútil
                                                                     se retiran los perros
                                                                     y se escucha en las églogas del aire
                                                                     un rumor de vencejos.

                                                                     Perdidos pasos al hogar devuelven
                                                                     el lastimado afecto,
                                                                     mientras rutinas recurrentes abren
                                                                     su circo deletéreo.

                                                                      Y en otros ojos y con otras voces,
                                                                      a tu luz siempre atento,
                                                                      en un constante y perdedor destino
                                                                      te busco y no te encuentro.


 

48 comentarios:

  1. Dedicado a quienes sientan que su corazón es un inquieto peregrino en busca de alguien a quien amar...

    ResponderEliminar
  2. La Odisea de los Sueños.3 de febrero de 2018, 21:49

    Preciosooooo!!

    ResponderEliminar
  3. Me encantó el poema!

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Así es, una búsqueda esencial para que la vida tenga sentido.

      Eliminar
  5. Adriana Gutiérrez.4 de febrero de 2018, 20:36

    ¡¡QUE BELLO, RAFAEL!!

    ResponderEliminar
  6. Guadalupe Velázquez.4 de febrero de 2018, 20:38

    Bonito poema, me gusto mucho ese final.

    ResponderEliminar
  7. María Angélica Guadamud.4 de febrero de 2018, 20:40

    Hermoso poema, amigo y colega!

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  9. José Antonio Rodríguez.4 de febrero de 2018, 20:47

    Muy bueno, amigo Rafael.

    ResponderEliminar
  10. Damarys González.4 de febrero de 2018, 20:49

    Hermoso. Gracias Rafael y un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Olga Cristina Altamirano.4 de febrero de 2018, 22:25

    Una delicia!!

    ResponderEliminar
  12. Interesante poeta el que recuerdas en tu presentación...

    ResponderEliminar
  13. Novalis, seudónimo de Federico von Hardenberg, la tuberculosis acabó con él a la edad de 29 años...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, la tuberculosis se cebaba con los artistas románticos. Gracias por tu aportación.

      Eliminar
  14. Excelente poema, muchas gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  15. Montserrat Molina García.5 de febrero de 2018, 19:43

    Gracias Rafael, muy lindo poema.

    ResponderEliminar
  16. Bonitas letras!!

    ResponderEliminar
  17. Antonio Navarro Rojas.5 de febrero de 2018, 19:50

    Un buen escrito.

    ResponderEliminar
  18. Eva Díaz Fuentes.5 de febrero de 2018, 19:57

    Un gran poema.

    ResponderEliminar
  19. Un gran escrito..siempre es un gran placer leerte mi querido poeta. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mutuo cuando mis versos llegan hasta ti. Besos.

      Eliminar
  20. ...que letras mas sentidas, aunque transmiten una gran soledad

    ResponderEliminar
  21. Andrea López Gallego.6 de febrero de 2018, 18:58

    Un escrito de los que aficionan a leer poesía

    ResponderEliminar
  22. Este poema está en uno de tus libros, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en el segundo de ellos, "Cuando nada importe".

      Eliminar
    2. Me parecía que lo habia leido ya, por eso te lo dije.

      Eliminar
    3. Tienes buena memoria, Roberto, gracias.

      Eliminar