martes, 5 de mayo de 2015

EL AMOR LLEGANDO A DESHORA



                                                                 "Tendremos mucho tiempo", musitaste.
                                                                 Y el terciopelo
                                                                 de tu mirada lo estaba confirmando.
                                                                 Mucho tiempo... para ver despuntar
                                                                 los copos del almendro,
                                                                 las lágrimas de luz
                                                                 que en el arroyo tiemblan;
                                                                 para sentir el peso
                                                                 de las calientes piedras del verano
                                                                 y el ocre que se desangra
                                                                 en cada crepúsculo;
                                                                 para apagar, uno a uno,
                                                                 el pabilo de los luceros
                                                                 en las noches que empiezan a durar
                                                                 de la otoñada,
                                                                 con las gotas de lluvia
                                                                 pintándonos senderos en la piel;
                                                                 para ponerle su bufanda
                                                                 terrosa al muñeco de nieve;
                                                                 para reir con las heladas
                                                                 campanillas,
                                                                 y estremecerse entre cobertores
                                                                 y desesperarse...
                                                                 Sí, tendremos mucho tiempo.
                                                                 Salvo para que alce
                                                                 el dios adolescente
                                                                 su vuelo ya olvidado
                                                                 y se libre del hierro y del arnés.

    

39 comentarios:

  1. La vida puede a veces concedernos un sueño... y al mismo tiempo denegarnos su oportunidad.

    ResponderEliminar
  2. Qué belleza de versos!!! Fluidos, armoniosos, sutiles!! Ese cierre es precioso estimado Rafael!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra una vez más no haber decepcionado tu expectación por mi página...

      Eliminar
    2. Certero escudriñar en los sentimientos ya pasados, con la maestría que acostumbras, siempre con algo de tristeza en tus poemas, pero siempre también con una calidad que conmueve!

      Eliminar
    3. Cuando se vuelven del revés esos sentimientos es inevitable hallar un punto melancólico... El precio de la belleza.

      Eliminar
    4. Así es, gracias por compartir esa belleza conmigo!

      Eliminar
    5. Aún queda una larguísima cosecha por hacer...

      Eliminar
    6. Me alegra mucho!

      Eliminar
  3. Nunca hay demasiado tiempo... a veces apenas un instante ha de valer por toda una eternidad.
    Un abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto lo que dices... se nota que tu percepción es muy especial. Un beso, Magda.

      Eliminar
    2. Me has recordado esto que me asaltó hace algún tiempo:
      "Te quise,
      pero a destiempo.
      Me amaste,
      pero a deshoras".

      A veces el amor no encuentra acomodo en las manillas del reloj...

      Eliminar
    3. Al tiempo se le pinta como a un viejo hosco y voraz, y al amor en cambio como a un niño. Resulta difícil que se entiendan...

      Eliminar
  4. AlmaDayana AlmaDayana6 de mayo de 2015, 19:54

    ¡¡Lindo poema!! Las voces emanan del corazón y se posan en los labios del enamorado, trémulas... /"Tendremos mucho tiempo", musitaste./ Un placer leerte, gracias y abrazos Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que llamamos "mucho tiempo" suele resultar más corto de lo que quisiéramos... Nunca somos dueños de nuestros deseos. Abrazos compartidos.

      Eliminar
  5. Gracias Rafael... Espléndida... siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer que te guste mi poesía y poderla compartir.

      Eliminar
  6. Y tus letras a tiempo Rafael. Un abrazo y muchas gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, amigo. La puntualidad literaria nos compensa de algunos trenes perdidos...

      Eliminar
  7. el don de la oportunidad casa poco con los sentimientos... es una maravilla como nos lo recuerdas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo escribo de vivencias, propias o de otros. Importa la huella que nos dejan...

      Eliminar
    2. escribiendo asi encontraras eco en tus lectores... estoy segura

      Eliminar
    3. Gracias, Julia, tu opinión es reconfortante.

      Eliminar
  8. Gracias Rafael.. bellísimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario, yo te doy las gracias a ti por venir...

      Eliminar
  9. ¿Y no será que las oportunidades las aprovechan quienes menos escrúpulos sienten? Una pregunta que me surge al leer tu poema y el comentario introductorio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta, Roberto... aunque creo que los "escrúpulos" no agotan todos los aspectos de esta cuestión.

      Eliminar
    2. Bien, concedamos eso. Pero en mi opinión no pocas veces van a convertirse en factor decisivo.

      Eliminar
    3. Un tema para debatir, sin duda. Gracias, como siempre, por tu aportación.

      Eliminar
  10. Guadalupe Velázquez10 de mayo de 2015, 20:11

    Gracias por tu poema Rafael, ya tú mismo lo dices, no somos dueños de nuestros deseos... Cobertores, una palabra antigua que escuchaba de niña, me encanta que resalte en tus versos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabras antiguas para sentimientos perpetuos... Un placer.

      Eliminar
  11. LEERTE... ME NKANTA...

    ResponderEliminar
  12. BELLO RAFAEL GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que visitas el blog por primera vez... Te doy la bienvenida.

      Eliminar
  13. El amor que no sabes cuando llega, ni qué puerta abre, ni qué ventana cierra... El amor que sólo llega, lo invade todo, como el gris en un cielo de tormenta, como el sol que dormitando en el alféizar, anuncia la primavera. Un placer leerte. Y paciencia, poco a poco me iré poniendo al día... Veo que tengo mucho que leer y comentar. ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magníficas palabras... Y mejores aún las noticias sobre tu recuperación. La República de las Letras se honrará en recibirte de nuevo, Antonia.

      Eliminar

  14. GENIAL Y BELLO POEMA CON GRA RITMO Y BELLA CADENCIA POETICA EN LO VERSOS RAFAEL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y por difundir mi poema.

      Eliminar