lunes, 6 de abril de 2015

LA MUSA




                                                                Gélidos copos de algodón cayendo
                                                                tras la ventana. Horas de destreza
                                                                en que juntos mi anhelo y tu belleza
                                                                conviven: tú dormida, yo escribiendo.

                                                                El armiño la sombra trasponiendo.
                                                                Dedos entumecidos de pereza.
                                                                Pero la fe mantiene de una pieza
                                                                tu eterna alondra con mi voz subiendo.

                                                                Curiosa, te despiertas y sin peso
                                                                tus pasos, en sigilo blando y mudo,
                                                                conduces a mi estudio que te añora.

                                                                Me rozas la mejilla. Nace un beso.
                                                                Tus ojos ven mi corazón desnudo.
                                                                De amor caemos al alzar la aurora...

 

32 comentarios:

  1. Soneto concebido por y para una escena memorable...

    ResponderEliminar
  2. En la estación de Atocha, en Madrid, se rodaron las escenas ferroviarias del Doctor Zhivago. Era el año 1965 y yo andaba por allí desde 1962 formándome en la comunicación (periodismo).
    Cuando vi en la gran pantalla de cine el drama épico salido de la novela del escritor ruso Borís Pasternak, quedé tan impresionado, que aún puedo recordar momentos de aquella obra.
    Tu soneto, ha removido en mi aquel tiempo y aquellas escenas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso el poder de evocación que tiene la palabra escrita. Nos hace salir de nosotros mismos para acercarnos a otros mundos que quizá el tiempo ya ha devorado, como si siguieran vigentes... Aunque yo no la viví como tú, comparto la gran impresión que me produce esta película, visionada numerosas veces como una auténtica obra maestra.

      Eliminar
  3. ...no se porque este poema me parece que estaba esperando leerlo, muchas gracias Rafa

    ResponderEliminar
  4. me gusta este poema!!

    ResponderEliminar
  5. Adriana Gutiérrez7 de abril de 2015, 20:46

    Bellísimo soneto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias como siempre, Adriana, por dejar tu opinión.

      Eliminar
  6. Bello escrito Rafael, muchas gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido amigo, uno llega a la conclusión de que en este deforme mundo la belleza no es en el fondo más que una forma de rebeldía... Rebelémonos pues.

      Eliminar
  7. AlmaDayana AlmaDayana7 de abril de 2015, 20:55

    Bellísima imagen poética!! y por acompañarla con tan lindos versos de tu pluma y mano que la hace embellecer aún más... Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pluma y mano que siguen fieles al rumbo trazado por la aspiración a la belleza... Gracias por tus palabras y otro abrazo.

      Eliminar
  8. Como siempre tus versos son de una hermosura exquisita, más cuando están pintados en este maravilloso soneto. Felicitaciones Rafael por la belleza de tu poesía!!!!!!!!!!!! Que siempre exista una musa para inspirar a cada hombre y a cada poeta!! Las escenas de cine dan una imagen muy poética en el soneto!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Dora, un poeta sin musa vale tanto como un árbol sin hojas... La cosa es así de simple... Y gracias por tus cálidas palabras.

      Eliminar
    2. Es un placer!!!

      Eliminar
  9. ME ENCANTÓ, GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  10. Sorprende que en toda la película no se escuche un solo poema del protagonista... es una omisión un poco paradójica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tanto si se piensa que el cine es lenguaje visual. La mirada de Zhivago se detiene en las hojas de los árboles, en los pétalos de los girasoles que caen, en los cristales de hielo, en los rayos de sol entre el bosque... Continuamente se sugiere sin palabras cuál es la sensibilidad del personaje. Interesa sugerir el alma de un poeta, más que dar testimonio de sus versos. Al menos así lo interpreto yo.

      Eliminar
    2. En la versión moderna sí hay una escena en la que el estudiante Zhivago lee sus versos a sus compañeros en un café, si mal no recuerdo.

      Eliminar
    3. También es una película de notable calidad...

      Eliminar
  11. Guadalupe Velázquez8 de abril de 2015, 22:26

    Bellísimo soneto de veras... un placer leerte estos versos, tu musa... y tu pluma no falla. La imagen habla por sí sola, gracias por escribir y compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te agradezco a ti tu comentario y tu presencia constante en mi página.

      Eliminar
  12. La musa... caprichosa, y fuente divina donde bebe la palabra. Gracias Rafael, bellísimo poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya gustado, porque tu opinión tiene gran interés para mí. Y en cuanto a la musa... hay quien dice que no existe y que sólo cuenta el trabajo. Bien, dejemos que lo crea y que confunda el arte con una fábrica de zapatos.

      Eliminar
  13. Los vendedores de zapatos nunca sabrán...

    ResponderEliminar
  14. que en las laderas del Parnaso se camina descalzo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exactamente, amigo! Gracias por tu genial aportación.

      Eliminar
  15. A tu soneto no le falta nada para rayar en lo perfecto. me encanta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca (o casi nunca) puede decirse eso... pero muchas gracias por tu elogio.

      Eliminar