jueves, 27 de septiembre de 2012

CARTA DE ESPRONCEDA


                                                 Habito aquí, en desterrado cerco
                                                 de anglosajonas playas,
                                                 mientras bebo en los vientos las noticias,
                                                 los duelos de la Patria.

                                                 No me abandona la labor secreta
                                                 que en mi interior avanza,
                                                 la melodiosa arpa, la armonía
                                                 que dulcemente embriaga.

                                                 Como en el claustro recogida, suena
                                                 esa oración sagrada,
                                                 vertida, acaso, por algún arcángel
                                                 para que entienda el alma.

                                                 Ignoro la razón, por qué me escoge
                                                 pulsando mis palabras...
                                                 Mas mi pública vida justifica
                                                 con su libertad santa.

                                                 Del vil legado de la seca carne
                                                 noble verdad arranca;
                                                 y lo mejor de un hombre, en vuelo eterno,
                                                 se lleva hasta su aura.

                                                 Divaga entonces liberada, agreste,
                                                 ajena a la jactancia,
                                                 subiendo más allá del horizonte
                                                 en nube solitaria.

                                                 Para el amor y la beldad nacida,
                                                 pura y votiva llama,
                                                 que arde pertinaz, sin consumirse,
                                                 cual de Moisés la zarza.

                                                 El testimonio de mi humano rostro
                                                 entrego en esta carta.
                                                 La verdadera imagen de mí mismo,
                                                 lo que fue de importancia.

                                                 Lo llamaré poesía... Y vosotros
                                                 disculpad si algo falta.
                                                 Que el corazón ya muere por echarse
                                                 en sus divinas alas.

                                                 (De "Cuando nada importe").

6 comentarios:

  1. De este poeta sólo conozco la Canción del Pirata, pero no me parece que sea esto de lo que hablas en tu poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las estrofas del "Canto a Teresa" me ha servido de inspiración en este caso. Como me consta que eres un buen aficionado a la literatura sé que no te costará mucho trabajo
      dar con ella...

      Eliminar
  2. Muy bella música para el alma, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julia. Espero poder seguir oyendo esa música.

      Eliminar
  3. Totalmente diferente a lo que habías presentado en este blog, pero me gusta que seas así de original, siempre consigues que este deseando ver el siguiente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía tiene muchos registros y es hermoso poder elegir el que se desee en cada momento, sin ninguna limitación. La andadura de este blog preveo que será larga, por lo que espero no defraudarte.

      Eliminar