sábado, 23 de abril de 2016

EL DÍA DE LLUVIA




                                                                     ¿Cómo pasó? Recuerdo que llovía
                                                                     con una intempestiva catarata.
                                                                     Recuerdo tu rubí sobre la plata
                                                                     y que después no supe lo que hacía.

                                                                     Tal vez corrí. Recuerdo que sentía
                                                                     las apremiantes ansias de tu nata.
                                                                     Como bajel apresador, pirata,
                                                                     tu pasión me raptaba y sometía.

                                                                     Recuerdo nuestros cuerpos de posesos
                                                                     trenzando de sus árboles las copas
                                                                     en el torrente de mojados besos.

                                                                     Recuerdo nadadoras las marsopas.
                                                                     Recuerdo tanta agua, hasta en los huesos,
                                                                     que fueron piel las transparentes ropas...




41 comentarios:

  1. La pasión de amar y la pasión por el soneto en el poeta se confunden...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poeta, me encanta su poesía y todo lo que de ella se desprende. Sería un inmenso placer que visitara nuestro blog " Poéticous" y una su arte a nosotros junto a tantos autores clásicos y actuales que son leídos por todo el mundo de lengua hispana e inglesa.
      Le envió un enorme saludo desde la más grande admiración.

      Eliminar
  2. Marisa Lozano Fuego23 de abril de 2016, 15:16

    Gracias por compartir con nosotros tu Poesía, compañero en letras. Un abrazo. Debería hacerme un blog también, pero nunca encuentro momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo dejes, tus lectores lo agradecerán seguro. Abrazo.

      Eliminar
    2. Pues únase al nuestro y muestre al mundo su poesía.
      Poéticous le espera

      Eliminar
  3. Guadalupe Velázquez23 de abril de 2016, 15:18

    Por supuesto que si, que ocurre lo lógico, gracias por tan lindo poema.

    ResponderEliminar
  4. Precioso, gracias Rafael, besos.

    ResponderEliminar
  5. Cecilia Torres Sotomayor.23 de abril de 2016, 19:27

    Qué bello...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cecilia Torres Sotomayor.23 de abril de 2016, 19:40

      Eso sería bello experimentarlo!!!...

      Eliminar
    2. Todavía más bello es convertirlo en poema.

      Eliminar
  6. Cierto Rafael, siempre tan descriptivos tus versos que se sienten en la piel, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, lo de sentirlos en la piel es un hermoso elogio.

      Eliminar
  7. ¡¡Qué hermosa manera de acariciar los sentidos!! Un poema lleno de intensidad y un aura apasionada!!! Me entrego a tus letras... gracias siempre poeta.

    ResponderEliminar
  8. Juan Simón Rodríguez de Toro24 de abril de 2016, 19:09

    Escribes muy buenas poesías, que invitan a leerlas, y son en formato clásico, nada de modernidades filosóficas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo. Mi devoción por los clásicos es patente.

      Eliminar
    2. Juan Simón Rodríguez de Toro24 de abril de 2016, 23:15

      Hoy calificando en un certamen me dicen que hay poesías en prosa, y me enseñaron una que por cierto era bella y sensata, sin llegar a extremos ni disparates...

      Eliminar
    3. La prosa poética puede ser tan buena como cualquier otro género literario. Sólo es cuestión de la calidad del autor.

      Eliminar
  9. Cristina Martín Gutiérrez24 de abril de 2016, 19:12

    Muchas gracias, Rafael, es precioso.

    ResponderEliminar
  10. Puedes explicarme lo del rubí sobre la plata?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rubí es el vestido rojo y la plata el suelo encharcado.

      Eliminar
    2. que bonito escribes, de verdad...

      Eliminar
    3. La poesía puede definirse como un permanente anhelo de apresar la belleza. Gracias por tu fijeza en este blog, amiga.

      Eliminar
  11. Un soneto impecable. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  12. Bellísimo Rafael, gracias.

    ResponderEliminar
  13. Soneto de excelente factura...

    ResponderEliminar
  14. hasta por las marsopas...

    ResponderEliminar
  15. Soneto erótico muy original, nunca había leido poemas a las "camisetas mojadas"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no es exactamente eso lo que lo inspiró, pero gracias por tu comentario.

      Eliminar
    2. Para la poesía todo vale... o tal vez no?

      Eliminar
    3. Si el poeta escribe sin ataduras desde luego que sí, Roberto.

      Eliminar
  16. Una comunión perfecta del verbo y el verso, Rafael. La pasión de amar y al pasión de soneto, hacen aquí un matrimonio perfecto. Tu poema se reafirma en que el amor,(con todas sus formas) es siempre poesía.
    Un aplauso por esas nadadoras mariposas que ablan de sentimientos.
    Me encantó, como siempre.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Antonia, se hace muy difícil separar esas dos pasiones, a lo mejor porque en el fondo son la misma... Abrazo compartido.

      Eliminar
  17. Inevitable ponerse de pie para aplaudirte.. TODA UNA BELLEZA DE SONETO. fELICITACIONES.RAFAEL..BESO

    ResponderEliminar