lunes, 14 de marzo de 2016

LAS COSAS CLARAS




                                                                     Desde el ventanal del "burger"
                                                                     observo el cuadro urbano.
                                                                     Hay que ver la de locales
                                                                     que últimamente
                                                                     están echando los cierres.
                                                                     Cesan su torpe aleteo
                                                                     de insectos plomizos
                                                                     algunas papeletas aceitosas:
                                                                     creo que por aquí
                                                                     el otro día hubo manifestación.
                                                                     Son más de las nueve y la oscuridad
                                                                     empieza a abatirse
                                                                     sobre las esquinas,
                                                                     mancha de corcho quemado
                                                                     y partida en trozos.
                                                                     Las ambulancias multiplican
                                                                     alaridos, que rebotan
                                                                     como metralla
                                                                     en los bloques de viviendas baratas.
                                                                     Nada de esto pasa por primera vez.
                                                                     En realidad la pintura es muy vieja.
                                                                     ¿Valdrá la pena
                                                                     apasionarse con ello
                                                                     y tratar de averiguar en qué preciso
                                                                     instante el mundo se chingó?
                                                                     Mi inspiración se va por el desagüe:
                                                                     era ya pedirle demasiado.
                                                           
                                                               

41 comentarios:

  1. René García Ibarra.14 de marzo de 2016, 19:46

    Gracias, muy cierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La palabra literaria es como el pincel para un pintor.

      Eliminar
    2. René García Ibarra.14 de marzo de 2016, 19:48

      Y si, no debe gastarse la palabra ponerle talento, verdades, sentimientos.
      Es un honor leerte.

      Eliminar
  2. Mi inspiración se va por el desagüe: era ya pedirle demasiado... Las cosas claras como este gran escrito. Excelente Rafael, gracias por compartir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, por desgracia, demasiado claras. Gracias a ti, amigo.

      Eliminar
    2. Qué coincidencia, en esa manifestación estuve yo.

      Eliminar
    3. Pues todavía es necesario decir "basta ya".

      Eliminar
  3. Hola Rafael, un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  4. Excelente escrito Rafael!! Me encanta como interpretas los problemas de la sociedad actual con tu poesía. Un gusto leerte y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, unos problemas que no parecen tener solución... Gracias a ti por tus palabras.

      Eliminar
  5. Rossana Palacios Velezmoro15 de marzo de 2016, 12:24

    Será? El pedir demasiado o basta ya, realmente es hora del Basta! Gracias por tus letras, Rafael, invitan a concienciar nuestra indiferencia y conformismo latente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces será un efecto positivo del poema. Siempre es un placer, amiga.

      Eliminar
  6. verdaderamente lo pintas con mucha tristeza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero el mundo se puede cambiar si nos esforzamos, al menos yo lo creo

      Eliminar
    2. Mucha gente lo ha pensado antes que nosotros y el resultado a la vista está... Lo veo difícil.

      Eliminar
  7. El verdadero cambio del mundo...

    ResponderEliminar
  8. comienza por el cambio de uno mismo.

    ResponderEliminar
  9. Escribas lo que escribas, siempre es un gran placer leerte, Rafael. Aunque sea de una triste realidad del día a día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ojos del poeta tienen que posarse también sobre lo que no nos gusta. Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  10. La poesía llamada social suele ser más agresiva, un "arma" como dice Celaya, así consigue su objetivo de remover las conciencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francamente no puedo imaginar que la poesía sea un arma para nada... Para mí sólo es una vía de conocimiento o de emoción. Y no es poco.

      Eliminar
    2. Y no crees que el hombre es, por encima de todo, un animal político?

      Eliminar
    3. No me gustan las definiciones estrictas, Roberto, y preferiría que fuera un poco menos de las dos cosas.

      Eliminar
  11. Realismo social, que no cesar cada día un vaivén, es un placer leer lo que escribe Rafael Simarro.

    ResponderEliminar
  12. Realismo social, que no cesar cada día un vaivén, es un placer leer lo que escribe Rafael Simarro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga, no queda más remedio que afrontar los hechos.

      Eliminar
  13. ¿Y cómo puede la palabra salir ilesa, querido Rafael, de este mundo constantemente herido? Tu mirada ha tomado la imagen y tu voz la ha traducido. Gracias por compartirla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puede salir ilesa, amiga, esa es la verdad. Pero el silencio sería todavía más doloroso. Abrazo compartido.

      Eliminar
  14. Tiempos difíciles. Triste andadura de valores superfulos donde lo efímero adopta formas de eterno. Un mundo enfermo por la carencia de amor de los unos hacia los otros. Un mundo necesitado de poesía, de esa que nace del corazón y a los ignorantes de risa... El silencio sería más doloroso, aunque son necesarias las pausas para digerir esta locura en la que no hay más remedio que seguir viviendo. Y mientras a pesar de los pesares, puedas seguir hilando versos, tu inspiración no sólo no se fué por el desagüe, es que ni tan solo está durmiendo.
    Siempre es un enorme placer leerte, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La carencia de amor es lo que nos mata a todos, esa es la verdad, como tú bien dices... A veces sólo bastaría con ponerse un poco en el lugar del otro, pero ni tan siquiera eso se hace. Malos tiempos, sí, y para la lírica también. A ver si pronto escribo de nuevo, porque me va haciendo falta.
      El placer es mío también por este reencuentro literario.

      Eliminar
  15. Es difícil encadenar versos con bellas palabras dentro de esta lluvia continua de sinrazón ... Las plumas enmudecen estrmecidas, pero siguen vivas, esperando que nuestras manos las guien hacía algun lado.
    Estoy siempre, a veces tras el velo de la sombra. Pero así somos los albatros.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser poeta auténtico nunca fue fácil. Las circunstancias adversas tensan el espíritu como las cuerdas de una guitarra. Y en medio de la tristeza surge la voz individual e insobornable. Así ha sido siempre, así será. No apartes la pluma lejos de ti, porque la vas a necesitar más pronto que tarde.
      Abrazo compartido.

      Eliminar
  16. Cristina Martín Gutiérrez7 de abril de 2016, 19:46

    Todo muy bien dicho en tu escrito. Gracias por permitirme siempre leerte, un abrazo.

    ResponderEliminar