miércoles, 18 de febrero de 2015

LA MUERTE DE GRANADOS



                                                                        Puedo imaginarme la escena
                                                                        de pesadilla:
                                                                        la maraña de queroseno
                                                                        haciendo arder el mar,
                                                                        abrasando las partituras,
                                                                        los enseres,
                                                                        las reliquias de lo que ayer
                                                                        apenas eran planes,
                                                                        los gritos atenazados
                                                                        por el humo, la confusión,
                                                                        el ronco miedo
                                                                        de las órdenes contradictorias,
                                                                        mientras los respiraderos
                                                                        se doblan
                                                                        como si fueran engrudo
                                                                        y una voraz lengua
                                                                        verde se dispone
                                                                        a engullir
                                                                        el momentáneo caos
                                                                        en su mausoleo líquido...

                                                                        Cierro después el viejo periódico.
                                                                        Evidentemente, el mono codicioso
                                                                        ha sido siempre un desecho.
                                                                        Me pregunto por qué Granados,
                                                                        al igual que otros,
                                                                        se tomó el trabajo
                                                                        de componer guirnaldas para él.
                                                                        Es una buena pregunta.

  

34 comentarios:

  1. ¿A cuento de qué vienen las conmemoraciones de la llamada "Gran Guerra"? Aquéllo no pasó de ser una apoteosis de la barbarie. Pero si se trata de recordar para escarmentar valga entonces este poema como ejercicio de memoria...

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente, el ser humano no escarmienta ni aprende de los grandes errores cometidos, que le alejan de la nobleza de ser tenidos como seres superiores. Por eso, tiene que haber poesía, aunque sean lamentos desgarrados de la historia, bien traídos a la memoria reciente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me ha intrigado que el hombre, que tanto deja que desear como especie, produzca sin embargo algunos individuos sobresalientes en el terreno del conocimiento y de las artes. Es la paradoja de nuestra condición.

      Eliminar
  3. gracias Rafael!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la poesía cabe todo, incluso el recuerdo de una tragedia.

      Eliminar
  4. Magnifico tu poema!!! Es un arte de versos!!!!!!!!!!!! Gracias mi amigo por permitirme deleitar tu poesía!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las puertas de mi página están siempre abiertas para ti, Dora...

      Eliminar
    2. Muchas gracias, es un honor para mí!!

      Eliminar
    3. Pues mucho más para mí representa volar al país que inventó la poesía...

      Eliminar
  5. AlmaDayana AlmaDayana19 de febrero de 2015, 19:47

    Excelente poema y recordatorio... Abrazos, querido Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La excelencia de un poema está en relación siempre con la acogida que le dispensa el lector... Un abrazo.

      Eliminar
  6. La poesía no debería nunca faltar ni el arte de los buenos poetas. Ella refleja las memorias del pasado. Para mí es como leer una buena lección. Gracias Rafael por sus versos y sus comentarios, como también me satisfacen y agradan los que le responden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Memoria del pasado para hacer mejor el porvenir... o al menos procurarlo. Yo soy el agradecido a tus palabras.

      Eliminar
  7. Espléndido poema Rafael!!!!!!!!! Me encantó!! Gracias querido amigo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nunca palidezcan los laureles de tu amistad.

      Eliminar
    2. Siempre tan cortés!!!

      Eliminar
  8. Tras una guerra no hay nada que conmemorar, salvo lamentar la muerte gratuita de inocentes. Indignación muy bien expresada en tu poema, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indignación mezclada con escepticismo... Por lo menos un poema sirve de válvula de escape al sentimiento de impotencia. Gracias siempre por estar.

      Eliminar
  9. Permíteme alguna puntualización, no sobre el texto (impecable como siempre), pero sí acerca de la imagen que lo ilustra. Enrique Granados no murió en el hundimiento del "Lusitania", sino casi un año después, en el ataque al vapor "Sussex", que le traía de vuelta a España desde Inglaterra, luego de haber realizado en los Estados Unidos en una gira de notable éxito. Granados viajaba acompañado de su esposa y, según testigos, falleció ahogado junto con ella al intentar salvarla, pese a que era buen nadador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente comentario, Roberto. Tienes toda la razón en lo que dices. Si utilicé el recorte de prensa referido al "Lusitania" fue simplemente por no encontrar uno similar que hiciera mención al torpedeamiento del "Sussex". Por lo demás, las circunstancias esenciales de ataque indiscriminado y matanza de civiles indefensos eran las mismas en ambos casos, lo cual me permitía ilustrar adecuadamente el poema. Los detalles concretos del ahogamiento no los conocía y te agradezco mucho esa aportación.

      Eliminar
    2. Añado más datos sobre el caso: el comandante del submarino alemán se justificó declarando que había tomado al "Sussex" por un buque minador británico, pero la excusa no resulta verosímil. Lo cierto es que en marzo de 1916 el Imperio Alemán se había lanzado a una guerra submarina sin restricciones en un intento desesperado por inclinar la balanza bélica a su favor...

      Eliminar
    3. Veo que eres todo un experto en el tema... Reitero mi agradecimiento por la calidad que tus palabras le prestan a mi blog.

      Eliminar
  10. un poema formidable aunque marcado por el pesimismo... a que llamas mono codicioso?

    ResponderEliminar
  11. Terribles instantes... gracias Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terribles y para nuestra desgracia repetidos demasiadas veces.

      Eliminar
    2. No aprendemos...

      Eliminar
    3. Y no será porque los poetas no nos esforzamos en señalar que el camino es otro. Pero no nos hacen caso, Magda.

      Eliminar
  12. Un viaje al lado oscuro de nosotros mismos...

    ResponderEliminar
  13. Respuestas
    1. Lo turbador es que el ser humano no sea capaz de arrancarse de raíz el estigma de la violencia.

      Eliminar