miércoles, 4 de febrero de 2015

APREMIO



                                                               Deprisa, Amor... Las noches son más cortas.
                                                               Sal de mi lecho y deja tu perfume.
                                                               Abandona mi abrazo, que resume
                                                               con su calor lo mucho que me importas.

                                                               Deprisa, Amor, deprisa... Porque, absortas,
                                                               las estrellas se mueren. A tu implume
                                                               cuerpo debes vestir, y pronto asume
                                                               que sus pasos al Tiempo le recortas.

                                                               Adiós, Amor. Notando tu carencia,
                                                               este foro de gallos trastornado
                                                               rompe su nácar de espiral vacía.

                                                               De mis balcones colgará tu ausencia
                                                               como ramo de abril, sucio y mojado
                                                               en el pesar de la nostalgia mía.


34 comentarios:

  1. ¿Cuántos versos han inspirado los amores clandestinos? No se pueden contar, como los granos de arena de una playa...

    ResponderEliminar
  2. Adriana Gutiérrez4 de febrero de 2015, 23:26

    GRACIAS RAFAEL, COMO TODOS HERMOSO SONETO!!!

    ResponderEliminar
  3. Se afana mi interior en ser bello al leer tan hermosa creación. Gracias, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El afán por la belleza es el afán de ser mejores. Los antiguos helenos comprendían bien esto. Gracias a ti por dejar tus palabras.

      Eliminar
  4. Precioso , Rafael. una harmónica fusión de pasión y romanticismo con el velo místico de lo pohibido. Siempre es gratificante leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poeta que escribe anhela rasgar con su pluma ese velo. Y el hombre que ama no se queda atrás en el propósito... Tus comentarios harían crecer flores en un desierto. Gracias, Antonia.

      Eliminar
  5. "este foro de gallos trastornado rompe su nácar de espiral vacía". Genial Rafael.

    ResponderEliminar
  6. AlmaDayana AlmaDayana5 de febrero de 2015, 19:55

    ¡Bellísimo soneto! Lo que el amor esconde. Son las ansiadas noches del querer. Corre un fino velo y lo imposible se hace posible. Gracias Rafael por deleitarnos siempre con tan maravillosos poemas. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las noches del querer fluyen como un río y a los amantes se les escapan de las manos sin darse cuenta. Entonces regresa el Sol, déspota cruel de las separaciones...

      Eliminar
  7. Siempre me deleito al leerte, tus letras llegan y cautivan!!!! Un amor clandestino es dulce y amargo!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amargo y dulce, sí, igual que la efímera belleza o unos versos que nunca llegaron a su destino...

      Eliminar
    2. Calidad nos regalas en tus letras y el sentimiento plasmado... bello, digno de ti... lo transmites... escribes profundo y muy bello!!!

      Eliminar
    3. El don de la palabra, cuando se comparte, alcanza todo su significado y aproxima además a las almas afines...

      Eliminar
  8. Un gusto leer tu nueva composición Rafael!!! Pura belleza en tus versos, siempre tan delicadísimos!! Magistrales y preciosos todos!!! Gracias por compartir!!!!!!!!! Es difícil tener un amor prohibido y más cuando de verdad te enamoras y sientes la necesidad de que esté contigo. Este poema es la respuesta a un corazón que anhela con dolor algo que ya se ha ido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, amiga mía, es condenadamente difícil... Pero se prefiere conocer un amor así, incluso no gozando su plena posesión, antes que pasar por la vida contemplando sólo páramos... Reconfortantes y profundas tus palabras, como siempre.

      Eliminar
    2. Gracias Rafael!!!

      Eliminar
  9. guauuuuuu... esto es una obra de arte Rafa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al ejercicio de ese arte aspiramos, pese a que no siempre se consiga.

      Eliminar
    2. tú lo consigues siempre..te lo aseguro...

      Eliminar
  10. Maravilloso este soneto romántico, es un placer leerte, Gracias Rafael Simarro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi querida amiga. Mi propósito es no defraudar a los lectores.

      Eliminar
  11. La despedida de Eros... muy sugerente y acertada imagen. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagen en este caso al servicio de la palabra. Siempre son bienvenidas tus visitas, Roberto.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo. Creo que ya habías visitado antes mi página, ¿no es verdad?

      Eliminar
    2. Cierto, me pasaré más veces.

      Eliminar
  13. Me uno a los comentarios anteriores, el soneto me parece excelente y las variaciones que introduces en él te acreditan como todo un especialista en esta estrofa. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable con tus palabras. La única especialidad que permite el exigente soneto es la de la perseverancia.

      Eliminar
  14. me quedo con ésta: "Abandona mi abrazo, que resume con su calor lo mucho que me importas". gracias!!

    ResponderEliminar