lunes, 7 de abril de 2014

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO X

                                    
                                                                ¿Dónde están los regalos de los días felices?
                                                                No pienses en ellos, pues tú ya tienes
                                                                tu cuantiosa riqueza. Sí, mientras la noche
                                                                desciende su telón en tu lecho
                                                                y evocas un sendero entre sembrados,
                                                                los campos de tu infancia, con el mantel
                                                                dorado dispuesto para las bendiciones
                                                                y la brisa voluble haciendo inclinar
                                                                el turbante de la verde cardencha,
                                                                o la voz oculta a la que confesabas
                                                                esa creciente magia de tu espíritu puro.
                                                                Por lo tanto no exprimas las amargas
                                                                raíces del abatimiento, que se aferran
                                                                a tus pies como grilletes sombríos,
                                                                no bebas el acíbar de un llanto
                                                                de álamos negros ni dejes
                                                                que te acompañe la zarza ponzoñosa
                                                                desde la que la angustia
                                                                tenazmente mantiene vigilante
                                                                la guardia de las puertas de tu alma.
                                                                Porque el estambre de tu pena cada orto
                                                                encontrará humedad con que limpiar su costra,
                                                                o un arco iris sobre las olas infatigables
                                                                de la amistad sin condiciones, o el arpegio
                                                                abundante de la más leal sonrisa,
                                                                o incluso cuando enojado contemples
                                                                el semblante del difícil dolor
                                                                habrá cerca una mano que apretará la tuya
                                                                y unos profundos ojos
                                                                que reciben la vida y la dan al mirarte.
                                                                Entonces vive ahora con la Belleza,
                                                                que sea tu religión, tu refugio, tu sangre,
                                                                muerde su uva morada hasta hacerla estallar,
                                                                conviértete en novicia
                                                                de esa sagrada Orden del deleite,
                                                                camina por encima de las nieblas del mundo,
                                                                aprende que la sabiduría del corazón
                                                                es una forma de serenidad
                                                                y recoge, segura, el anillo que el poeta
                                                                en estrofas quemantes sin pausa te concede.

     

31 comentarios:

  1. La mano que escribe se deja llevar por el sentimiento más puro...

    ResponderEliminar
  2. Nos traes como dice la estrofa "buenas estrofas". Gran escrito Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La constancia es la mejor virtud para la poesía. Gracias, amigo.

      Eliminar
  3. La constancia, y el partícipe de ella que concede con su pluma, con regalar alegría con los versos más emotivo que nos hace mejor virtud leyéndola y disfrutando los versos que nos da sentimiento y amor, feliz día martes Rafael Simarro saludos. Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, el corazón del poeta se hace río que se sale de sus márgenes. Eso es la emoción. Gracias una vez más por tu venida.

      Eliminar
  4. ..entro en tu poema como en un sueño y al acabar de leerlo siento una paz grande..es hermosísimo Rafa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena mantener este blog sólo por comentarios como el que tú has hecho.
      Muchísimas gracias, Julia.

      Eliminar
  5. Un texto denso y muy bien desarrollado. "Entonces vive ahora con la Belleza, que sea tu religión, tu refugio, tu sangre, etc", de ahí hasta el final lo mejor, Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una especie de "Manifiesto por la Belleza", sin duda. Ya he dicho en alguna ocasíon que aquí se le rinde un culto permanente. Te agradezco tus palabras, Roberto.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Es un placer saludarte por vez primera. Vuelve cuando tú desees.

      Eliminar
  7. Un bello poema Rafael, que me recuerda a Keats. Mi enhorabuena por él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. John Keats (1795-1821), para mi gusto el mejor de los poetas románticos ingleses. Es un verdadero galardón para mí habértelo recordado...

      Eliminar
  8. Adriana Gutiérrez9 de abril de 2014, 19:58

    RAFAEL, VOY A COMPARTIR ESTE POEMA...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, me complace mucho que lo hagas. Un saludo.

      Eliminar
  9. GRACIAS RAFAEL!!! ME ENCANTÓ!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía es un constante regalo...

      Eliminar
    2. MUY CIERTO!!!

      Eliminar
    3. Y lo mejor de ella es que no se acaba.

      Eliminar
  10. Magaly Sánchez Salazar9 de abril de 2014, 20:29

    Me gustó mucho!!

    ResponderEliminar
  11. Tristeza que hay que dejar atrás... ¡mas qué sería sin ella de los versos y sus hacedores! Un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, ¿qué sería de nosotros si nos falta esa materia prima? El abrazo es mutuo.

      Eliminar
  12. Una pasada de poema, pasión y belleza en estado puro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay momentos en que la exaltación arrambla con todo y entonces sólo queda lo esencial: palabras que laten en el tiempo. Gracias por las tuyas.

      Eliminar
  13. AlmaDayana AlmaDayana14 de abril de 2014, 0:33

    ¡Maravilloso poema! Lo leo una y otra vez y cada vez me gusta más. El alma no envejece son nuestros pensamientos y la añoranza que nos embarga cuando retrocedemos en el tiempo, hace que nuestro espíritu se arrugue. La exposición de este tema y la sutileza del poema es lo que lo hace exquisito... Gracias.
    Una pregunta ¿a qué te refieres con "Los poetas románticos"? ¿Anónimos?
    (Énfasis) .."Entonces vive ahora con la Belleza...".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que las disciplinas estéticas (cualquiera de ellas) son el mejor estímulo para mantener el espíritu joven. Tú lo has captado muy bien, lo cual me complace especialmente.
      "Poetas románticos ingleses" es una antología que leí hace cosa de un año. Me sirve de inspiración para la colección de poemas que voy colocando aquí. Lord Byron, John Keats, Emily Brontë, los hermanos Cristina y Dante Gabriel Rosetti, William Butler Yeats... nada de anonimato, como ves, y sólo por citar mis preferidos.

      Eliminar
  14. Cuanta sensible belleza y riqueza hay en cada uno de los versos, Rafael! Creo que es uno de los poemas más profundos que he leído hasta ahora. Me parece sencillamente extraordinario: "Por lo tanto no exprimas las amargas raíces del abatimiento, que se aferran a tus pies como grilletes sombríos, no bebas el acíbar de un llanto de álamos negros (...)" Y un final de lujo: "camina por encima de las nieblas del mundo, aprende que la sabiduría del corazón es una forma de serenidad y recoge, segura, el anillo que el poeta en estrofas quemantes sin pausa te concede".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras me llenan de un profundo sentimiento de gratitud. Me había volcado en este poema, es cierto, y saber que te ha "llegado" lo jutifica en gran medida. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Me ha llegado sí. Una espléndida creación Rafael que hace vibrar desde el primer verso al último. Me encantó y me emocionó por su sensibilidad y su belleza. Chapó!!!

      Eliminar
    3. Contigo se hace fácil compartir la poesía, Antonia. ¡Es una suerte!

      Eliminar