domingo, 4 de diciembre de 2016

LOS DIEZ LEPROSOS



                                                                       Con dulce acento y sanadora mano,
                                                                       igual que un albo lirio,
                                                                       el Señor alumbraba los senderos
                                                                       del yermo palestino.

                                                                       Nos cuentan los escuetos Evangelios,
                                                                       de la misión testigos,
                                                                       que multitudes sin pastor salían
                                                                       al paso del Ungido.

                                                                       Jamás volvió de pedernal el rostro
                                                                       ante el ruego o el signo,
                                                                       ni dejó de volcar sus bendiciones
                                                                       sobre los peregrinos.

                                                                       Encontró, cierta vez, a una decuria
                                                                       de leprosos proscritos
                                                                       que desde lejos y con fuertes voces
                                                                       imploraban auxilio.

                                                                       La dura ley que de Judá cumplían
                                                                       forzaba su ostracismo.
                                                                       ¡Si brota de los hombres el repudio
                                                                       el amar es divino!

                                                                       Avergonzados del voraz estigma
                                                                       se mostraban huidizos,
                                                                       cubriendo con harapos la miseria
                                                                       de los miembros pestíferos.

                                                                       Pero un Verbo potente les ordena
                                                                       acudir redimidos
                                                                       ante los sacerdotes que en el Templo
                                                                       celebraban concilio.

                                                                       Las fieras costras que los maniataban,
                                                                       al andar el camino,
                                                                       se fueron desprendiendo, en un otoño
                                                                       de pétalos malditos.

                                                                       De todos ellos, un samaritano
                                                                       solamente convino
                                                                       en regresar adonde Dios al mundo
                                                                       prestaba su servicio.

                                                                       Cuando miró la ingratitud palmaria,
                                                                       la escasa fe del siglo,
                                                                       el grande y puro corazón de oro
                                                                       velósele al Rabino...


  
                                                                       

36 comentarios:

  1. La ingratitud es uno de los más feos pecados que mancillan el mundo.

    ResponderEliminar
  2. La ingratitud es un veneno
    que te hace invisible lentamente
    dejándote sin existencia...excelente tus letras Rafael, beso

    ResponderEliminar
  3. Hermoso. Necesario en esta época de poca piedad y poca fe. Gracias, Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que hay pecados que no cambian nunca. Gracias a ti.

      Eliminar
  4. Asimismo considero que hasta el alma se enferma. Va a ser un placer leerle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es dar con la medicina adecuada. Gracias por tu acogida.

      Eliminar
  5. Cada hombre es un poema.

    ResponderEliminar
  6. Lo más hermoso. es agradecer. La ingratitud mata el alma a escondidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Y todos tenemos que estar agradecidos a alguien.

      Eliminar
  7. Estupendo, genial, como siempre. Ayer, en Infantes te recordamos. Hablé con Juan. Un saludo y deseando el encuentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. No pude asistir a la presentación de "Quevedalia", pero me habría encantado.

      Eliminar
  8. Coral Brissa del Mar5 de diciembre de 2016, 19:33

    ¡Excelente escrito!

    ResponderEliminar
  9. Un agrado leerte Rafael, saludos poeta.

    ResponderEliminar
  10. muy bonito poema religioso, algo en lo que no te prodigas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julia. Si no lo hago más es porque no es lo mío.

      Eliminar
    2. pero escribes con gran sentimiento como haces siempre

      Eliminar
    3. Hace años que escribí este poema y por entonces tenía más fe que ahora, eso es todo.

      Eliminar
  11. Bello poema, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  12. No siendo creyente este poema no me dice gran cosa, aunque lleva tu sello personal como todos los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y no será la flaqueza en la fe o incluso la falta de ella otra muestra de ingratitud? Y esto lo digo también por mí, Roberto.

      Eliminar
    2. Preguntas como esa dejé de hacérmelas, no llevan a ninguna parte.

      Eliminar
    3. Es cierto, sólo conducen a más preguntas...

      Eliminar
  13. La dura ley que de Judá cumplían...

    ResponderEliminar
  14. los pueblos antiguos no tenían otra forma de proceder contra las enfermedades infecciosas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, amigo, pero lo que me interesa del episodio es el escaso reconocimiento hacia alguien que se atrevió a ir contra la corriente.

      Eliminar
  15. Grande, Rafael! . Solo tú puedes conciliar con excelsa belleza, el legado bíblico y el poema.
    Me ha encantado!
    Abrazos de poeta a poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no es fácil esa conciliación... pero me alegro de que te guste. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Juan José Sanjuán.11 de diciembre de 2016, 20:09

    Sencillamente hermoso sentir y verdadero, en tan bellas palabras.

    ResponderEliminar
  17. Cristina Martín Gutiérrez.19 de febrero de 2017, 20:26

    Un aplauso, por esas letras tan hermosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias una vez más por el aplauso y por volver a mi página.

      Eliminar