martes, 8 de septiembre de 2015

C A S I N O



                                                                El sudor comienza a resbalar
                                                                por mis sienes.
.                                                               Debe ser el ambiente cargado.
                                                                O quizá la ansiedad.
                                                                Ya me han soplado unos cuatrocientos...
                                                                Sobre el tapete verde
                                                                parecen arañas las manos que se crispan.
                                                                El mazo del crupier
                                                                rige de manera implacable.
                                                                ¿Por qué el tío
                                                                tendrá que hablarme en francés?
                                                                Atento: saca naipe.
                                                                Le levanto apenas la solapa,
                                                                conteniendo la tensión de mis dedos...
                                                                Rombos, un siete.
                                                                Toneladas de mala fortuna
                                                                se desploman, de golpe, en mi cerviz.
                                                                Sin pronunciar palabra me escapo
                                                                hacia la calle.
                                                                El aire de la noche
                                                                brinda una ficticia
                                                                absolución, un transitorio
                                                                engaño en velos negros.
                                                                Si pudiera olvidarme de mí mismo;
                                                                si pudiera
                                                                no tener que disputar más partidas
                                                                de este juego en el que se pierde siempre...


  

38 comentarios:

  1. Perderás esta mano. Y la siguiente. Y todavía otra más... Pero este casino es la vida: no puedes levantarte de la mesa.

    ResponderEliminar
  2. Buena partida de letras, excelente escrito Rafael, muchas gracias por compartir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una partida interminable, amigo... A ver si tenemos mejores cartas...

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Es algo más que ludopatía creo, poeta, es la pasión, la adicción, la desesperación de cosas en la que no puedes librarte... En las manos que se crispan vemos la tensión y la ansiedad que lo acompaña. Algo que te obsesiona, pero es un juego perdido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente el relato es una historia de desesperación...

      Eliminar
  5. Hermoso!!!, me encantó!!!, beso.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Rafael. Me he deleitado con tus trabajos y he disfrutado de ellos, aunque con la sinceridad que me caracteriza, me queda mejor sabor de boca con la parte clásica (es lo mío), Un amistoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo de pan vive el hombre... ni de versos clásicos el poeta. Abrazo correspondido.

      Eliminar
  7. Stefan Zweig era de origen judío y fue un notorio pacifista toda su vida, lo que le llevó a repudiar la Primera Guerra Mundial y, después, el advenimiento del nazismo. Exiliado en distintos países, acabó suicidándose en Petrópolis (Brasil), el 23 de febrero de 1943.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, ilustrativo como siempre.

      Eliminar
    2. Escribió "Momentos estelares en la Historia de la Humanidad", posiblemente su obra más conocida, un conjunto de relatos sobre temas históricos.

      Eliminar
    3. Conozco esa obra, la leí hace años y me gustó bastante.

      Eliminar
  8. El protagonista es un jugador compulsivo...

    ResponderEliminar
  9. Su fiebre por el juego arrastra cualquier asomo de dignidad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, amigo, un juguete en manos de su adicción.

      Eliminar
  10. He conocido casos de adictos al juego realmente estremecedores Rafael..

    ResponderEliminar
  11. Gracias Rafael por tus letras, me encantó, he disfrutado mucho leyendo los versos y con los comentarios de veras, es un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, seguiremos compartiendo poemas. El próximo dentro de unas dos semanas...

      Eliminar
    2. En el juego creo que si se tiene cuidado se disfruta más y no afecta nada, es mi opinión.

      Eliminar
    3. Ningún placer hace daño si se disfruta con moderación. Es el apetito desordenado lo que causa problemas.

      Eliminar
  12. Has dado con el perfil del sentir del ludopata ... También se juega en la vida cada día y no importa si se gana o se pierde. Jugar es la única posibilidad de ganar.
    Un placer leerte, amigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O tal vez es que no queda otra opción que jugar y jugar... como si nunca pudieras retirarte de la partida. El placer es mutuo. Un abrazo.

      Eliminar
  13. LA VIDA ES UNA JUGADA... LLEGAMOS A ESTA TIERRA, YA MARCADOS. CON UN "A" PARA MAYOR SUERTE, SOLO QUE HEMOS CONFUNDIDO LAS CARTAS. ESPIRITUALMENTE SOMOS PRESTOS A LOS VICIOS Y LA MALA VIDA, EN ANTROS VULGARES. MUCHAS GRACIAS AMIGO POR COMPARTIR TAN HERMOSAS LETRAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, una partida de la que no te puedes marchar, aunque muchas veces lo deseas... pero pides naipes y continúas jugando... Gracias a ti por la acogida que les dispensas.

      Eliminar
  14. Sr, Rafael bellos sus pensamientos... Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  15. QUE PROFUNDA ALEGRIA VOLVER A LEERTE...

    ResponderEliminar
  16. AlmaDayana AlmaDayana13 de septiembre de 2015, 12:48

    Qué bien escribes... no importa el tema que elijas porque lo bordas!

    ResponderEliminar