lunes, 10 de agosto de 2015

C Á D I Z




                                                                  Tus habitantes, como las muchedumbres
                                                                  de tantas otras ciudades de Occidente,
                                                                  viven instalados en lo efímero
                                                                  y en lo trivial.
                                                                  Durmientes, desconocen
                                                                  los peces color luna
                                                                  que saltan en el atardecer
                                                                  sobre las aguas de sangre,
                                                                  el misterio que las gaviotas
                                                                  desde siempre sugieren en el golfo.

                                                                  Pero, a través de tus calles, en los rincones
                                                                  llenos de sal de tus torres vigía,
                                                                  yo he buscado tu alma.

                                                                  En la penumbra fresca de la Catedral,
                                                                  los pilares, como verticales veneros,
                                                                  ascendían a la cúpula
                                                                  suspendida en su lago de quietud
                                                                  y silencio.

                                                                  Luego, la fachada de San Felipe
                                                                  recordaba que en ti,
                                                                  los españoles de tres mundos
                                                                  se proclamaron libres
                                                                  e hijos por igual de aquella patria
                                                                  que no era propiedad de una familia,
                                                                  por más que detentase la corona.

                                                                  Al regresar y surcar tu bahía,
                                                                  en las olas temblaba
                                                                  el vaivén de tu rostro milenario,
                                                                  mientras que los bañistas se apretaban
                                                                  bajo las multicolores tortugas
                                                                  de los parasoles.

                                                                  Y ahora que, tierra adentro,
                                                                  revives en mis versos,
                                                                  siento que nada es como ayer
                                                                  y que, no obstante,
                                                                  acaso todo siga siendo lo mismo.
                                                                  Porque pretendo detener tu memoria,
                                                                  pero, igual que las arenas
                                                                  de una cala,
                                                                  tu recuerdo se escurre sin cesar de mis manos.


  

55 comentarios:

  1. Se puede vivir en una ciudad durante años y que no te sugiera nada. Y en cambio en otra una visita de un par de horas basta para que los resortes de la poesía salten por sí mismos. A esta segunda clase pertenece Cádiz...

    ResponderEliminar
  2. Buen homenaje con tus letras a esa cátedra marina de la bahía. Muchas gracias por compartir, Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que aquella visita, aunque breve, dio mucho de sí... Gracias por tus palabras, siempre bien recibidas.

      Eliminar
  3. Gracias Rafael!!!, bonita tu tierra!!!, más lindo tu ser!!!!!, buenas noches con toda la añoranza de mi querida España porque... toda ella es primavera!!!!

    ResponderEliminar
  4. Una maravilla de poema A Cadiz a esa maravilla , excelsas letras. Dignas de toda admiraciòn...beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro mucho que te haya gustado y te doy las gracias por tan cálido comentario.

      Eliminar
  5. Adriana Gutiérrez10 de agosto de 2015, 23:55

    Gracias por compartir ésto Rafael!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, querida Adriana, es un placer llegar hasta tu "Mesopotamia" argentina.

      Eliminar
  6. Gracias por tu sensibilidad y buen gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son unas buenas señas de identidad para cualquier poeta, amigo mío.

      Eliminar
    2. Me identifico mucho con la última estrofa de tu poema "Cádiz"... por aquello de memoria, pasado, presente y los regresos... los recuerdos...esos que también intentan irse... se nos confunden... No vivo en ella... es mi ciudad... Excelente poema.

      Eliminar
    3. Uno no elige donde nace... pero en tu caso la Fortuna fue muy generosa.

      Eliminar
  7. Guadalupe Velázquez11 de agosto de 2015, 20:19

    ¡Qué cerquita de mí ha venido tu musa, tus versos a visitarme, cuánto me alegro! La vieja "Gades"... son historias de mucho qué decir. Gracias por este poema gaditano. ¡¡FELICIDADES!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una musa inquieta y que sabe reconocer lo bueno en cuanto lo ve...

      Eliminar
  8. Un maravilloso poema que huele a mar, a tranquilidad, a vida!! Felicidades, Rafael!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, mi querida amiga, así es. La vida es el tejido con el que la poesía fabrica su blusa vaporosa.

      Eliminar
  9. Excelsos versos Rafael!!! Una intensa relación con Cádiz, para ti no es un lugar lejano, porque siempre llevas a Cádiz en tu corazón!! La nostalgia y la añoranza es un sentimiento que nos alcanza a todos en un momento u otro de la vida. Me encantó el poema, me transmitió una fragancia de ese paraíso que se llama Cádiz!!!!!! Gracias por compartir!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puede haber lugares lejanos cuando el corazón habita en ellos... Ni personas tampoco...

      Eliminar
    2. Es una verdad lo que dices, palabras llenas de sabiduría!

      Eliminar
    3. Sólo las dicta la experiencia en los sentimientos, amiga...

      Eliminar
    4. Lo sé, los sentimientos son una dimensión fundamental de nuestro ser humano, están siempre presentes en nuestra vida.

      Eliminar
    5. Son como un río subterráneo, que fluye por debajo de los discursos de la razón. Una persona sin sentimientos no tendría más alma que una máquina...

      Eliminar
    6. Cierto, son importantes para comprender el sano desarrollo de la personalidad. Nuestro actuar depende en gran parte de nuestro sentir.

      Eliminar
    7. Y nuestra memoria los compila como en un libro. Quien pueda leerlo nos conoce realmente.

      Eliminar
    8. Exactamente!!! Gracias por compartir tus bellos poemas y tu sabiduría!!!

      Eliminar
    9. Ni unos ni otra serían nada sin las personas que me brindan su gentileza, como haces tú, Dora.

      Eliminar
    10. Bueno, gracias pero no hice nada más que leer una admirable poesía! Gracias a ti que compartes tus sentimientos con tus lectores!

      Eliminar
    11. En eso estamos... y seguiremos, no te quepa duda.

      Eliminar
  10. Florencia García,11 de agosto de 2015, 20:46

    Gracias, poeta, muy amable... Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  11. tortillitas de camarones y atardeceres en el malecón, eso evoco de Cádiz..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tu poema me ha hecho recuperarlos por un momento..

      Eliminar
    2. Estaban siempre en ti. Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  12. Hermoso, muy hermoso y sentido. Gracias, Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo poema se escribe con tinta de recuerdos. De ahí su sentimiento.

      Eliminar
    2. Sí, pero algunos poetas se concentran tanto en que la fórmula funcione, en que el poema funcione, que lo hacen sin sentimiento, y el sentimiento es fundamental. Es el sentimiento que pone el poeta el que hace la conexión con el lector, es lo que lo "toca". Y en este poema abunda el sentimiento.

      Eliminar
    3. Yo no creo en una poesía que se construya a base de juegos de palabras o de abstracciones más o menos intelectuales. La experiencia del autor, decantada por su sensibilidad, es lo que cuenta. Y en esa línea puede encontrarse con la experiencia y sensibilidad de sus lectores, sin duda alguna.

      Eliminar
    4. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Rafael.

      Eliminar
    5. Pues ya somos dos. Y seguro que hay muchos más.

      Eliminar
  13. Rossana Palacios Velezmoro12 de agosto de 2015, 19:58

    Todo un placer leer tus escritos, todo un honor cuando compartes en mi muro ese privilegio de tu inspiración!

    ResponderEliminar
  14. Estuve en Cádiz hace tres años, coincidiendo con el bicentenario de la Constitución. El fervor de los liberales "doceañistas", la pugna con los reaccionarios, el enemigo napoleónico a las puertas de la ciudad... Todo lo retrata de forma excelente Pérez Galdós. Tu poema me ha servido para rememorar la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión, Galdós es el mejor prosista español después de Cervantes. Su primera serie de los "Episodios Nacionales" es sencillamente extraordinaria.

      Eliminar
    2. Muchos idealizan la obra de las Cortes de Cádiz y ven en ella el nacimiento de la nación española. Me gustaría saber qué piensas tú de eso.

      Eliminar
    3. Yo no hablaría de "nacimiento", sino más bien de "mayoría de edad", Roberto.

      Eliminar
  15. José Luis Rubio Zarzuela.16 de agosto de 2015, 22:45

    Es que Cádiz, amigo Rafael, rezuma poesía por todas partes. Su bahía, su Caleta, su parque, sus gentes, sus calles son pura poesía.

    ResponderEliminar
  16. AlmaDayana AlmaDayana17 de agosto de 2015, 20:15

    Precioso poema a la maravillosa ciudad gaditana. Me maravilla perderme en tus versos como en la luz embaucadora de la inolvidable "Gadir". Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una linda e inspiradora ciudad... Tú lo has dicho, inolvidable.

      Eliminar
  17. Súper hermoso; gracias amigo por compartir tu inspiración y tu gran creatividad. Eres magnífico. Buenas noches. Que Dios te bendiga y te ilumine para que sigas creando y escribiendo muchos más poemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con palabras como las que acabas de escribir ya tengo suficiente bendición... De corazón las agradezco mucho.

      Eliminar
  18. Tengo el placer de haber estado varias veces en Cádiz. La primera vez fué a través de un congreso. No recuerdo haberme divertido tanto como aquellos días y aún sonrío cuando los recuerdo. Pero al leerte, he podido hacer ese recorrido poético y dulce que brinda la "Tacita de plata" y que saborré más adelante, en visitas posteriores.
    Me complace este poema en sobremanera, por la belleza con la has recorrido por esas venas íntimas de la ciudad gaditana.
    Mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces el recorrido jocoso de una ciudad abre paso a otro recorrido íntimo y espiritual. Así sucede con Cádiz. Me alegra mucho coincidir contigo en esto. Gracias, Antonia,

      Eliminar