martes, 21 de febrero de 2017

EL PIANISTA




                                                                         El otoño es un pianista
                                                                         que derrama su agua melancólica
                                                                         sobre el alma.
                                                                         Las hojas caen y apenas
                                                                         rozan el suelo, como dedos
                                                                         acariciando leves
                                                                         teclados de marfil.
                                                                         Pero el pianista continúa
                                                                         pronunciando su frase
                                                                         lentamente.
                                                                         En la sala en penumbra,
                                                                         las notas vuelan entre el terciopelo
                                                                         de los muebles marchitos,
                                                                         entre el sopor
                                                                         de las plantas antiguas,
                                                                         más allá de las esquinas
                                                                         de los retratos apergaminados.
                                                                         La lluvia
                                                                         dibuja en los cristales
                                                                         un pentagrama ilusorio.
                                                                         Y la frase se escucha
                                                                         en el silencio,
                                                                         sumergiendo su cubo de madera
                                                                         en el profundo pozo de mí mismo.
                                                                         El alto cielo oculta,
                                                                         tras las dunas de nubes,
                                                                         el recuerdo de la brasa del sol,
                                                                         mientras el viento
                                                                         en las copas de los árboles
                                                                         susurra unas palabras
                                                                         que nadie parece comprender.
                                                                         Salvo acaso el pianista,
                                                                         terco intérprete
                                                                         de la letra brumosa
                                                                         del corazón,
                                                                         persistiendo a despecho
                                                                         de los desaforados ruidos de este mundo.
                                                                         Ahora lo oigo claramente
                                                                         y sé descifrar
                                                                         la tristeza perenne de su música:
                                                                         hoy hace cuatro años
                                                                         que mi padre ha muerto.


  

45 comentarios:

  1. Bello y amoroso modo de recordar a quien no está.

    ResponderEliminar
  2. Melodía sincopada.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por este bello recuerdo a los que ya no están entre nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, son recuerdos que forman parte de nosotros mismos.

      Eliminar
  4. Buenas noches, don Rafael. Detenerme, después de un duro día, a leer, lento, su poema, me ha hecho bien. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo celebro de veras, doña Eloísa. Los poemas piden siempre una lectura lenta para calar más hondo. Abrazo.

      Eliminar
  5. que poema mas bonito, Rafael da gusto leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ese recuerdo final de tu padre es emocionante de verdad

      Eliminar
    2. Un recuerdo que forma el telón de fondo de todo el poema.

      Eliminar
  6. Sí, así es...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por algo se dice que es el mejor médico.

      Eliminar
    2. Coincido contigo, que bueno todo lo que publicas, me gusta mucho tu trabajo y llena el alma tanto sentimiento.

      Eliminar
    3. Seguiré con estas publicaciones periódicas, gracias por tus palabras.

      Eliminar
    4. Enhorabuena amigo.

      Eliminar
  7. Guadalupe Velázquez.22 de febrero de 2017, 20:04

    Gracias Rafael por este bello poema para los que ya no están, leer tus versos ha sido un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me gusta mucho escuchar eso, porque para eso los escribo.

      Eliminar
  8. Poeta Rafael Simarro... La sensibilidad de tu pluma engalana tu alma, recuerdos que son parte de nuestra vida... Es un agrado leerte nuevamente... Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. También comentarios como el tuyo son un adorno para mi obra. Saludos.

      Eliminar
  9. Josefa Suñer Llabres.22 de febrero de 2017, 20:15

    Bellas palabras !!

    ResponderEliminar
  10. Hermoso, doloroso, sentido. Gracias, Rafael. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo para ti también, amiga. Yo soy el que agradece el modo en que recibes mis obras.

      Eliminar
  11. Triste, poeta, pero deja sentir su encanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía se impregna de tristeza lo mismo que un pañuelo seca los ojos de lágrimas.

      Eliminar
  12. Genial Rafael, gracias.

    ResponderEliminar
  13. El cubo de madera que se sume en el pozo...

    ResponderEliminar
  14. Una metáfora del pensamiento...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en efecto puede verse así. Gracias, amigo.

      Eliminar
  15. Jesús Manuel Abellán Muñoz.24 de febrero de 2017, 20:37

    Magnífico poema de amor en que el autor nos lleva prendidos del alma desde la primera nota de ese piano hasta la conclusión de la pieza. Realmente fantástico, de esos que a uno le gustaría escribir alguna vez y que con él ya te puedes sentir realmente poeta y autor consagrado. Un placer leerte siempre, pero hoy más, yo tampoco tengo padre y lo hago propio en mi corazón. Gracias mil por tal belleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se es poeta porque no se puede ser otra cosa. Pero el reconocimiento de lectores como tú hace que la condición de poeta no se viva en soledad. Sólo por eso merece la pena mantener abierto mi blog y hacer amigos con él. Muchas gracias por la valoración que has hecho de mi poema.

      Eliminar
  16. Hermoso poema y también la imagen que lo acompaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Roberto, por venir a visitarme como siempre.

      Eliminar
    2. Ya sabes que me gusta hacerlo, tus escritos nunca defraudan

      Eliminar
    3. Pues entonces confío en mantener ese nivel. Un saludo.

      Eliminar
  17. Cristina Martín Gutiérrez.26 de febrero de 2017, 22:29

    Muchas gracias siempre por acordarte de mí.

    ResponderEliminar
  18. Parece que febrero es un mes con incognita ... Mi padre murió un 24 de febrero.
    Las ausencias tienen las notas del viento y la memoria, hilos de recuerdos que se cuelgan de corazón y los habitan para siempre. Precioso!
    Abrazos, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pérdida de nuestros seres más queridos deja una huella imborrable. La poesía sólo la hace más evidente. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo.

      Eliminar