miércoles, 23 de septiembre de 2015

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO XVII



                                                                Mira la hierba: es afortunada,
                                                                porque resurge del féretro del invierno
                                                                y despliega su verde tapiz
                                                                sobre la general extensión de colinas
                                                                y terruños humildes, creciendo
                                                                en los márgenes de los manantiales,
                                                                a lo largo de las polvorientas veredas,
                                                                aceptando por igual la caricia
                                                                del rocío y el balido de los rebaños,
                                                                unánime en su ofrenda generosa.
                                                                El matrimonio entre el Sol y la lluvia
                                                                engendró esta hija alegre
                                                                y siempre dispuesta a cubrir
                                                                con su sábana las imperfecciones
                                                                del barro, la aridez de la tierra
                                                                desnuda, como si su destino
                                                                fuera embellecer el curso del tiempo,
                                                                el fondo de ese cuadro
                                                                que con pausado desfilar silencioso
                                                                pintan las estaciones.
                                                                El mismo efecto provocan en mí
                                                                aunadas tu presencia y tu voz,
                                                                pues, incompleto planeta, mi carácter
                                                                responde a la llamada
                                                                de la ternura, al dulce pretexto
                                                                de la belleza, a las sonrisas
                                                                gozosas de una olvidada juventud,
                                                                y se transforma en miles
                                                                de pequeños nacimientos
                                                                en los prados que vuelve a pisar tu aurora.
                                                                Nada conocemos de este itinerario
                                                                repleto de misterios
                                                                que nos vemos forzados a recorrer
                                                                cada día de nuestras vidas,
                                                                pero acaso es posible saber una verdad,
                                                                repetida con la constancia
                                                                de los ciclos que renuevan el mundo:
                                                                Dios, que arrojó sobre nuestros hombros
                                                                la abrumadora carga de la muerte,
                                                                también nos ha legado en desquite
                                                                al poderoso Amor...


      

42 comentarios:

  1. Cada una de las briznas de hierba renueva en nuestros ojos la esperanza.

    ResponderEliminar
  2. Thanks a Rafael Simarro.

    ResponderEliminar
  3. Este poema llega a lo profundo de nuestro ser!! Sentimiento puro y frágil! Me encantó! Te felicito Rafael Simarro!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermoso poema!!!! Me identifico mucho con tus versos, tienes un gran sentimiento al escribir, poeta, vives en un mundo de amor, de pasiones, de verdades, hablas con el corazón. Este poema encierra un profundo significado. La esperanza, el poder del amor, la vida. De un alma noble y profunda pueden venir esos versos. Felicidades!!!!

      Eliminar
    2. Hablar y escribir con el corazón, para ilustrar aquéllo que existe aunque los sentidos no lo perciban. Eso pretende el poeta. Tus generosas palabras son un estímulo para continuar.

      Eliminar
    3. Y tus palabras son un estímulo para las personas dotadas de sensibilidad que te leen!!

      Eliminar
  4. Bellísimo!! He disfrutado con tus versos libres, me encanta leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sentimiento busca la libertad de los versos para expresarse mejor. Muchas gracias.

      Eliminar
  5. Es un recorrido encantador por esas cosas que, cuando las sentimos, nos subliman.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Itinerarios líricos y sentimentales suelen constituir la mayoría de los poemarios, como en mi caso. Muchas gracias, Juan.

      Eliminar
  6. Lovely!!!, thank you for such wonderful display of tenderness and poetry, light and love,

    ResponderEliminar
  7. BELLAS LETRAS SALIDAS DEL FONDO DE TU CORAZÓN QUE TE HAN LLEVADO A REALIZAR ESTE MAGNÍFICO POEMA. MUCHAS GRACIAS RAFAEL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hierba del poema es como una metáfora de lo que se produce en el alma humana cuando el amor la acaricia.

      Eliminar
  8. TU POEMA ESTA PRECIOSO!
    TE FELICITO
    POR EL Y POR TU REGRESO TRAS DIAS RAFAEL.ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poeta regresa siempre, no puede dejar de hacerlo... Abrazo compartido.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Según los griegos antiguos son las fuerzas que rigen el mundo. Gracias, amigo.

      Eliminar
  10. Muy hermoso, Rafael. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Soberbio, Rafael. No sólo por la belleza de las metáforas, si no por la profundidad de su contenido y la forma de plasmarlas.
    Bravo, siempre es un placer leerte.
    Abrazos, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Antonia. Contar contigo hace de mi página un enclave literario muy especial. Abrazos también para ti.

      Eliminar
  12. ..recuerdo una pelicula "esplendor en la hierba" en la que se leían esos versos que tu has puesto del autor ingles, hace mucho tiempo que la vi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de Natalie Wood y Warren Beatty, yo también la recuerdo.

      Eliminar
    2. Es un poema muy romántico, Rafael

      Eliminar
    3. Ya he dicho aquí en varias ocasiones que los poetas románticos son mis preferidos...

      Eliminar
  13. Permíteme algunos apuntes sobre Wordsworth. Junto con su amigo Samuel Coleridge publicó el libro "Baladas Líricas" (1798), que se considera el pionero del romanticismo en Inglaterra. Aunque en su juventud apoyó los ideales de la Revolución francesa, con los años se fue volviendo muy conservador, suscitando con ello las burlas y el rechazo de poetas más jóvenes como Byron y Shelley.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te permito, claro que sí... La relación con Coleridge duró toda su vida, aunque con intermitencias y polémicas. La verdad es que como poetas se parecen mucho.

      Eliminar
    2. Wordsworth fue declarado "poeta laureado" en 1843, en plena época victoriana, y pasó los últimos años de su larga vida en un plácido retiro, reescribiendo su largo poema "El Preludio".

      Eliminar
    3. La existencia del poeta viene a ser un trasunto de su propia obra, Roberto... así lo veo yo.

      Eliminar
  14. "La Naturaleza puede dar forma a nuestra mente, inculcarnos belleza y quietud y alimentarnos de tal modo que ni lenguas malvadas ni juicios temerarios, ni burlas de hombres egoístas, ni las bienvenidas donde no hay bondad, ni los tediosos tratos de la vida ordinaria podrán prevalecer contra nosotros ni perturbar la jubilosa fe de que todo lo que vemos está lleno de gracia".
    William Wordsworth.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un texto espléndido. Gracias por tu aportación.

      Eliminar
    2. ¿Sabías que este poeta tuvo una hija en su juventud, durante los años pasados en la Francia revolucionaria, y siempre lo ocultó?

      Eliminar
    3. No conocía ese dato. Es un detalle biográfico interesante.

      Eliminar
  15. AlmaDayana AlmaDayana2 de octubre de 2015, 18:58

    Preciosísimo y emotivo poema! Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste. Seguiremos por esa vía...

      Eliminar
  16. Marisa Lozano Fuego4 de octubre de 2015, 20:39

    Muchas gracias, Poeta. Una preciosidad. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy el que te da las gracias a ti, por permitirme compartir y por tus palabras.

      Eliminar