lunes, 3 de noviembre de 2014

EL RAYO DE LUNA

                   

                                                                  El hijo de Selene, peregrino,
                                                                  emprende desde el cielo la aventura
                                                                  y sobre el lecho de la tierra oscura
                                                                  aliento posa de fugaz platino.

                                                                  Luminoso e ingrávido, argentino,
                                                                  todo quiere abarcar... Ya se apresura
                                                                  en verter laca de su lluvia pura
                                                                  como la copa que derrama un vino.

                                                                  Hasta que, hallando lo que tanto espera,
                                                                  repara en el dormido cuarto bello
                                                                  en que mi amor su desnudez descubre.

                                                                  Y entonces, deteniendo su carrera,
                                                                  los muslos, blancos senos, el cabello...
                                                                  con largo beso delicado cubre.


31 comentarios:

  1. El sentimiento del poeta es tan grande que a veces da lugar a "visiones" como ésta...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Jeniffer, por darle difusión a mi poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El rayo de Luna no termina, se prolonga en tus palabras. Sobresaliente plenilunio, Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una excelente materia prima para la poesía... Muchas gracias, amigo.

      Eliminar
  4. Maravilloso soneto!!!!

    ResponderEliminar
  5. Selene diosa lunar, hija de dos titanes, Hiperión y Tea según la mitología griega. Para los romanos la diosa luna... De tiempo que veía escrito el nombre de la luna, de tiempo que un rayo de luna no se definía con tanta belleza y finura.
    Grandioso.
    Un placer leerte. Besos, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío por contar con tu asiduidad y tus comentarios, que en sí mismos irradian sentimiento y saber. Besos y gracias siempre, Antonia.

      Eliminar
  6. AlmaDayana AlmaDayana5 de noviembre de 2014, 19:35

    El abrazo de la Luna... Una poesía que te enamora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía de un enamorado... sólo es eso. Otro para ti.

      Eliminar
  7. De la luna tuve celos...

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Buenísimo!! Como todos tus poemas, gracias por compartir Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la acogida que les prestas a todos mis escritos.

      Eliminar
    2. De nada, Rafael, es un placer leerlos!!

      Eliminar
    3. Y para mí un honor que lleguen hasta Grecia, cuna de la poesía y de tantas otras cosas...

      Eliminar
    4. Gracias por la admiración y sabiduría sobre mi país.

      Eliminar
    5. Se podría hablar y no parar acerca de él. Todos los poetas descendemos de Homero...

      Eliminar
    6. Es un honor para los griegos que desde España se conozca a nuestros grandes poetas.

      Eliminar
    7. Desde luego, pero sin olvidarnos tampoco de Kavafis...

      Eliminar
  9. ..sencillamente maravilloso, te superas en cada soneto Rafa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es eso, sino la pasión que siento por esta estrofa. Un abrazo, Julia.

      Eliminar
  10. Gran capacidad para modular el lenguaje y todos sus matices, y maestría en el arte de rimar. Me quito el "sombrero" contigo. Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario tan elogioso. No merezco tanto, aún me queda mucho por aprender...

      Eliminar
  11. La poesia y el poeta son dos armoniosa joya del lector,que ansia por leer su poesía
    La luna que está pendiente de los sentimientos del poeta de sus versos llenas de encanto por su obra valiosa, gracias Rafael Simarro.
    Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus siempre amables palabras, Guadalupe. Pero más bien es al revés: los lectores son las "alhajas" para el poeta...

      Eliminar