domingo, 10 de septiembre de 2017

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO XXII





                                                                       En la memoria de los pájaros,
                                                                       en la balada que el arroyuelo
                                                                       canta entre la espesura,
                                                                       en los racimos de las cerezas,
                                                                       en las hogueras
                                                                       que se encienden con el crepúsculo,
                                                                       en la playa morada y en el taciturno
                                                                       ciprés: tú ya habitabas
                                                                       en ese archipiélago
                                                                       mucho antes que yo te conociera.
                                                                       Como en el palpitante dédalo
                                                                       de las venas el perdido deseo
                                                                       y en las pupilas de azabache
                                                                       la mirada que alegra;
                                                                       y como la acogida
                                                                       en el cerco cordial de un abrazo,
                                                                       así vivías, inscrita
                                                                       en cada uno de los moradores
                                                                       que hunden en el orbe su raíz.
                                                                       Y no era la tuya una existencia desvaída
                                                                       ni eco evaporándose en el silencio.
                                                                       No: semejaba al calor de la profunda
                                                                       Tierra, irradiando sus yemas
                                                                       desde el oculto núcleo hasta los conos
                                                                       de volcanes dormidos.
                                                                       Pero faltaba hacerte surgir,
                                                                       estrenarte en límites concretos
                                                                       y encarnar el aliento de tu ferviente
                                                                       alma... Camina pues, viva
                                                                       antorcha, mujer de mis ensueños,
                                                                       óyeme a mí, que te amo
                                                                       más de lo que en mil siglos
                                                                       puede lograr el don de la palabra,
                                                                       y cobra cuerpo, forma, presencia,
                                                                       tacto de denso encaje,
                                                                       para que, ya creada, permitas
                                                                       que sobre el lecho de tu cálida pulpa
                                                                       mi corazón repose.
     

52 comentarios:

  1. Nada en el mundo tiene dentro tanta fuerza creadora como el sentimiento de amar.

    ResponderEliminar
  2. José Antonio Rodríguez.10 de septiembre de 2017, 22:00

    Me encanta!

    ResponderEliminar
  3. ..que precioso poema, ya tenía ganas de que volvieras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tenía ganas, fuera del blog no estoy en mi elemento.

      Eliminar
    2. la imagen es muy romántica tambien...

      Eliminar
    3. Siempre procuro que la imagen vaya acorde con la palabra.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Hermosas palabras para una hermosa historia romántica!

      Eliminar
    2. Así quiero reflejarlo en mis poemas. Gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  5. Hermoso, intenso, apasionado. Gracias, Rafael.

    ResponderEliminar
  6. Que maravilla... genial Rafael, siempre encantada de leerte... se te echaba a faltar en tus letras... Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya no faltarán esas letras a su periódica cita... Besos.

      Eliminar
  7. Noralma Castillo Gaviria.11 de septiembre de 2017, 19:31

    Gracias amigo, muy lindo.

    ResponderEliminar
  8. Maravillosa Rafael... Bienvenido de nuevo con tus letras, ahora espero que no tardes tanto en escribir... Besos.

    ResponderEliminar
  9. Bellísimo poema!!!

    ResponderEliminar
  10. María Luisa Huertas.11 de septiembre de 2017, 20:29

    Gracias Rafael, será un placer charlar con vosotros.

    ResponderEliminar
  11. Un poema muy hermoso, lo acabo de leer ahora que vuelvo de la calle. Creo que en cada una de estas entregas vas depurando el estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Roberto. Me estoy planteando iniciar una nueva serie de estos poemas, pero necesito tiempo para leer e inspirarme en las fuentes literarias más adecuadas.

      Eliminar
    2. Y se puede saber cuales son esas fuentes literarias a las que tanto te refieres?

      Eliminar
    3. Pues claro, no hay inconveniente... Primero están Wordsworth y Coleridge, los precursores del movimiento romántico en Inglaterra. Luego vienen los imprescindibles Byron y Keats. Y por último, las poetisas, Emily Brönte, Elisabeth Barrett Browning y Cristina Rosetti.

      Eliminar
  12. Después de su creación, el poeta descansa...

    ResponderEliminar
  13. como Dios en el Génesis...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, a todo artista que crea le sucede algo así. Gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  14. Que lindo,con un final muy romántico, dejándose reposar su consumo. Gracias Rafael Simarro por sus gratos versos.

    ResponderEliminar
  15. Alicia Pérez Hernández.12 de septiembre de 2017, 19:51

    Pero qué bello poema!!

    ResponderEliminar
  16. Desbordas talento, maravillosa tu creatividad poética. Unas letras que fascinan y son preciosas. Mis saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus amables palabras. Espero mantener el nivel. Saludos.

      Eliminar
  17. María Rosa Morillo Pérez.12 de septiembre de 2017, 20:00

    Me encanta!

    ResponderEliminar
  18. Gracias por tu dedicación al compartir con todos nosotros tus bellos escritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer. Soy yo el agradecido por vuestra acogida.

      Eliminar
  19. Silvia Patricia Sánchez Mix.13 de septiembre de 2017, 19:45

    Muy bello!

    ResponderEliminar
  20. Antonio Navarro Rojas.13 de septiembre de 2017, 19:46

    Gran poema!

    ResponderEliminar
  21. Solo el poeta puede colorear con su pluma al alma de los matices, enamorarse del amor y elevar su sentir al equinocio de lo sublime.
    Así he sentido tu poema.
    Siempre es un placer leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te guste, Antonia, tu opinión como escritora siempre resulta de gran valía para mí. Abrazo.

      Eliminar
  22. Elvira Zurita Marqués.14 de septiembre de 2017, 19:27

    ¡¡Qué bonito!!

    ResponderEliminar
  23. Cristina Martín Gutiérrez.17 de septiembre de 2017, 20:30

    Precioso, muchas gracias.

    ResponderEliminar