martes, 7 de marzo de 2017

ROMANZA EN CUATRO




                                                                                       Alas, fuego,
                                                                                       rojas lenguas,
                                                                                       serenata
                                                                                       que, violenta,
                                                                                       los balcones
                                                                                       de una celda
                                                                                       coge, asalta,
                                                                                       dobla, enreda,
                                                                                       agua en olas,
                                                                                       rota estrella,
                                                                                       carne dulce,
                                                                                       larga queja
                                                                                       que por vías
                                                                                       paralelas
                                                                                       corre y junta
                                                                                       dos ausencias:
                                                                                       fue mi ansia
                                                                                       -¿lo recuerdas?-
                                                                                       ágil daga,
                                                                                       rauda flecha...

                                                                                       Pero ahora,
                                                                                       costra seca,
                                                                                       gris brasero,
                                                                                       bicicleta
                                                                                       ya oxidada
                                                                                       de las venas,
                                                                                       torpe, gorda,
                                                                                       mosca terca,
                                                                                       que recorres
                                                                                       andariega
                                                                                       de mis muebles
                                                                                       la madera,
                                                                                       conocida,
                                                                                       sobria y vieja,
                                                                                       como mancha
                                                                                       que me impregna:
                                                                                       tus bastones,
                                                                                       ¡oh, tristeza!,
                                                                                       paso a paso
                                                                                       mi piel llevan...



     

43 comentarios:

  1. El verso de cuatro sílabas o "tetrasílabo" es el más corto que he utilizado en mis composiciones. Pero en poesía, como en otros aspectos de la vida, el tamaño no es lo esencial...

    ResponderEliminar
  2. Adriana Gutiérrez.7 de marzo de 2017, 21:24

    OH, GRACIAS RAFAEL, BELLÍSIMO, EL ARTE SIEMPRE AYUDA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Adriana, me gusta que mis palabras lleguen hasta ti.

      Eliminar
    2. Adriana Gutiérrez.7 de marzo de 2017, 22:07

      Sabias palabras, en este momento, sanadoras

      Eliminar
  3. Carlos Salazar Rojas.8 de marzo de 2017, 0:10

    No distingo la diferencia en estas dos formas de métrica. Leo muy buenos escritos y no sé si pertenecerán al "arte menor" o viceversa. La literatura dentro de las ciencias sociales sufre constantemente cambios de acuerdo al tiempo y modos... formas, maneras y ESTILOS que difieren de patrones esenciales. A la poesía la considero una forma de expresión de un marco específico práctico de la vida misma y a eso le denomino poesía moderna. Muy ilustrativo tu mensaje. Abrazos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La distinción es propia de la métrica tradicional, por lo que en la poesía moderna y experimental suele obviarse, aparte de que se mezclan también al libre gusto del autor versos cortos y largos. La diferencia fundamental estriba en que todo verso que tenga más de ocho sílabas métricas se considera de arte mayor y de ocho para abajo (hasta el bisílabo, como mínimo) arte menor. Gracias por dejar tus palabras.

      Eliminar
    2. Carlos Salazar Rojas.8 de marzo de 2017, 0:19

      De eso trata la pasión de escribir y en verdad felicito tu interés en coadyuvar e ilustrar. Sólo así conoceremos la parte "técnica" de un escrito.

      Eliminar
    3. Pues repito mi agradecimiento por acoger así a mi poema.

      Eliminar
    4. Carlos Salazar Rojas.8 de marzo de 2017, 20:24

      Es un hermoso escrito y tiene tu factura, Rafael. No solamente lo acojo, sino que lo estudio y realmente me digo cuanto talento humano diseminado en el mundo... Saludos, amigo.

      Eliminar
    5. La Humanidad no perderá la esperanza mientras ese talento que dices exista.

      Eliminar
  4. Ecelente romanza, Rafael ... ¡Que grande se hace ese arte menor, con la adecuada pluma! .
    Alma y fuego.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antonia. En realidad ningún arte es menor si está al servicio de la belleza y del sentimiento. Abrazo.

      Eliminar
  5. Damarys González.8 de marzo de 2017, 20:19

    Gracias, Rafael! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, mi amiga. Siempre en la brecha para el arte.

      Eliminar
  6. María Angélica Guadamud.8 de marzo de 2017, 20:31

    Bienvenido, Rafael, a este rincón poético y cultural. Es un honor, amigo!

    ResponderEliminar
  7. Antonio Navarro Rojas.8 de marzo de 2017, 20:34

    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  8. Guadalupe Velázquez.8 de marzo de 2017, 20:40

    Gracias, Rafael, por esta romanza en 4, pero es como un delirio de un escritor poeta, así me da idea. Lo que importa es el arte de que escriba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo único importante es que cada palabra traduzca lo que habita en el corazón. Un saludo, amiga.

      Eliminar
  9. ...increible lo que comentas de este poema Rafael y me ha sorprendido mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te sorprende quizás porque no es frecuente escribir en versos tan cortos, pero todos los versos para mí conservan su personalidad y su vigencia.

      Eliminar
    2. pero dices que se puede escribir incluso con versos de dos silabas y me parece dificilísimo

      Eliminar
    3. Te recomiendo que busques un poema de Gertrudis Gómez de Avellaneda, "La noche de insomnio y el alba", que arranca con ocho versos bisílabos. No te será difícil encontrarlo porque es el más conocido para este tipo de verso.

      Eliminar
    4. gracias, lo buscare

      Eliminar
  10. Bellisima, gracias Rafael

    ResponderEliminar
  11. Poema estructurado en dos partes... La pasión (la juventud) y el desencanto (la vejez)...

    ResponderEliminar
  12. La primera vuela como una flecha, a la segunda los bastones de la tristeza la sostienen... Es muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo, tu comentario resulta de lo más acertado.

      Eliminar
  13. Hermosas flores, muchas gracias. Bella forma de interpretación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tus palabras y que me permitas haberlo compartido.

      Eliminar
  14. El problema que yo veo en los versos cortos es la monotonía del ritmo que acaba por cansar al lector, lo digo como crítica constructiva, pero la repetición golpea en los oidos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discrepo de esa opinión. En primer lugar los versos cortos tienen variantes rítmicas dependiendo de la sílaba en que se sitúa el acento de intensidad. Se trata desde luego de diferencias sutiles (hay que tener muy buen oído para apreciarlas), mas no por ello dejan de existir. En segundo lugar para huir del efecto repetitivo la mejor solución es no alargar el poema en demasía, aunque eso queda al criterio de cada poeta.

      Eliminar
    2. Pero no crees que es mejor escribir en versos más amplios o libres de todo condicionante formal?

      Eliminar
    3. Cada inspiración, Roberto, requiere una forma propia y en la variedad está el gusto, como se suele decir.

      Eliminar
  15. María Rosa Morillo Pérez.10 de marzo de 2017, 22:25

    Me gusta!!

    ResponderEliminar
  16. Cómo muerde la nostalgia, tenga el verso la longitud que tenga...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mordedura tan grande que ningún verso puede agotarla, es verdad.

      Eliminar