lunes, 4 de abril de 2016

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO XIX




                                                                      - Ya debo irme... Peinando sus cabellos
                                                                      está la Aurora y los zagales
                                                                      entonan sus canciones
                                                                      camino de las viñas
                                                                      y la sangre dorada de las uvas.
                                                                      ¡Me gustaría tanto
                                                                      quedarme aquí, contigo,
                                                                      abrazada a tu torso
                                                                      como un bronce que late...!
                                                                      Pero no me es posible, mi Vida.
                                                                      - Nadie te robará de mí,
                                                                      secreta, ardiente joya
                                                                      encerrada en mi pecho,
                                                                      divina luz que alientas
                                                                      y das el ser a lo que antes
                                                                      eran tan sólo sombras.
                                                                      Aunque tus pasos te alejen
                                                                      de mi piel, tu corazón se queda,
                                                                      igual que el mío en el tuyo...
                                                                      - Es apasionada tu voz,
                                                                      dulce como la miel de las ilusiones,
                                                                      y despiertas inquietudes
                                                                      que yacían olvidadas
                                                                      bajo las hojas muertas de los años
                                                                      y los sufrimientos.
                                                                      Mis pupilas, mientras marcho,
                                                                      se vuelven a buscarte,
                                                                      porque no quieren perder
                                                                      la razón de su gozo.
                                                                      - Por mucha niebla
                                                                      que pueda acumular la soledad,
                                                                      por mucha herida
                                                                      que nos cause la deriva del otoño
                                                                      o el miedo de la tumba,
                                                                      por mucha penitencia
                                                                      que aguarde a nuestras almas,
                                                                      seguro estoy de que valió la pena
                                                                      en esta ribera de dunas llorosas
                                                                      devorar en tus labios mi destino...


48 comentarios:

  1. Poema "dialogado", a dos voces, como se hacía en otras épocas no tan lejanas en lo literario como a primera vista puede pensarse.

    ResponderEliminar
  2. Perfecto,Rafael. Siempre un enorme gusto leer de tu estro y pluma.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida amiga. También es un placer para mí recibirte en mi blog.

      Eliminar
  3. Brillante composición, Rafael. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Marisa Lozano Fuego4 de abril de 2016, 22:22

    Gracias, poeta. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Josefina Sesma Areces.4 de abril de 2016, 22:29

    Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Rafael!!! Browning es uno de mis favoritos, una joya.

    ResponderEliminar
  7. Haces que me conmueva, un poema exquisito que me deleita al leerlo!! Un río de palabras románticas!!! Una preciosidad!!! Gracias, eres admirable!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias yo a ti por esas palabras tan bellas dedicadas a mi obra.

      Eliminar
  8. Mil gracias, Rafael... hermosa, me encantó. Cuando el amor toca el alma ya no son dos, son sólo uno. Toda la vida.

    ResponderEliminar
  9. Damarys González5 de abril de 2016, 20:30

    "Devorar en tus labios mi destino"... Cuánta pasión, querido Rafael. Hermoso e interesante. Puedo imaginar la lectura, el escenario, la teatralidad. Gracias por compartirlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay algo de eso, el poema está concebido como un diálogo teatral. Agradecido siempre por tus comentarios.

      Eliminar
  10. Sentido diálogo poético, sin duda... gracias Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sentimiento manda... el poeta obedece. Un placer, Magda.

      Eliminar
  11. Realmente hermoso, me encantó... Es una delicia leer tus letras tan llenas de sentimiento. Gracias, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayor delicia aún es compartirlas con quien, como tú, las sabe apreciar. Yo te doy las gracias a ti.

      Eliminar
  12. Rossana Palacios Velezmoro6 de abril de 2016, 19:53

    Vivencia de sentimientos encontrados, intensa nostalgia de un secreto amor especial, hermoso poema Rafael, gracias siempre poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado y es un placer, amiga.

      Eliminar
  13. "como un bronce que late"...

    ResponderEliminar
  14. una imagen bien elocuente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un bronce que puede hablar sin palabras. Gracias, amigo.

      Eliminar
  15. Palabras Escondidas7 de abril de 2016, 19:50

    Excelente tema, con gusto, exquisitez, y llega a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, procuro que mis poemas tengan esos ingredientes, aunque no siempre es fácil reunirlos.

      Eliminar
  16. Cristina Martín Gutiérrez7 de abril de 2016, 20:00

    Tengo, una de dos, o pocas palabras para definirlo, o estaría escribiendo sobre tus cualidades literarias largo rato, no porque entienda sino por todo lo que transmite, más bien desde lo emocional, que de eso sé bastante.
    Sólo te diré que me emociona tu poema. Es espectacularmente bello. Un abrazo de admiración, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas experiencias emocionales son comunes a todas las personas. El único mérito del poeta estriba en darles forma a base de palabras. Gracias por tu cálido comentario.

      Eliminar
  17. José Ramón Altamirano,7 de abril de 2016, 20:12

    Fino tejido de imágenes y de la sutil música desprendida de ellas, da gusto posar los ojos en esa orfebrería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elogioso comentario que te agradezco mucho, amigo.

      Eliminar
  18. un poema maravilloso... lo he leido muchas veces

    ResponderEliminar
  19. De Robert Browning llama la atención en primer lugar su familia acomodada, que le permitió llevar una vida de poeta itinerante sin demasiadas estrecheces económicas, compaginando la composición y los estudios de lenguas clásicas. En segundo lugar, su pasión por Italia, país al que viajó con frecuencia y en el que murió, concretamente en la ciudad de Venecia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También destaca, como creo que hemos dicho aquí alguna vez, su matrimonio con la excelente poetisa Elisabeth Barrett, que duró 15 años, hasta la muerte de ella.

      Eliminar
    2. Sí, el matrimonio en este caso fue una influencia mutua y muy positiva desde el punto de vista literario... algo que no suele ser frecuente

      Eliminar
    3. Ella le dedicó sus "Sonetos del portugués", uno de los más hermosos ejemplos de la lírica en lengua inglesa. Si puedes te recomiendo que los leas, Roberto.

      Eliminar
  20. Gracias Rafael Simarro por ese bronce entrelazado de tu obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Guadalupe. Es un placer como siempre recibirte aquí.

      Eliminar
  21. Innegable la solidez de esas dos voces, Rafael. La sutileza dialogante de esas almas enemoradas. Debo reiterarme en lo ya dicho, leerte es sorprenderse en expresión y belleza. Un aplauso amigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá haya que prestar una mayor atención a los "duetos", Antonia. Creo que la poesía "a dos voces" es un filón por explotar. Muchas gracias, porque cada entrada tuya es una invitación a seguir creando. Besos.

      Eliminar