sábado, 6 de febrero de 2016

EL PESCADOR DE PERLAS




                                                                     En esta playa última, tan lejos
                                                                     del mundo como le sea posible,
                                                                     de su desencanto, de su adversidad,
                                                                     de su inquina también,
                                                                     y desnudando el cuerpo
                                                                     para el salado beso de las olas.

                                                                     Aquí se encuentra siempre,
                                                                     cara al viento,
                                                                     bajo la sombra de los alcatraces,
                                                                     sentado en el osario del planeta
                                                                     que aflora en los escollos,
                                                                     enjuto como un remo
                                                                     que por primera vez abre las aguas.

                                                                     En la mayor parte de los casos
                                                                     resulta vano su tesón,
                                                                     pero eso no importa demasiado.
                                                                     Un solo lucero basta
                                                                     para darle sentido a la noche,
                                                                     de igual forma
                                                                     que la pesca afortunada de un día
                                                                     puede justificar su sacrificio.

                                                                     Lo decisivo, pues,
                                                                     lo verdaderamente crucial,
                                                                     es saberse libre
                                                                     y elegir la continua inmersión
                                                                     en lo hermoso
                                                                     para dar testimonio indeleble
                                                                     en un libro que no acaba nunca,
                                                                     dejando, humedecida, entre las redes,
                                                                     la lágrima de nácar de ese sueño.


                                                                 
                                                             

40 comentarios:

  1. Ingrata labor la de los pescadores de perlas, de escasa recompensa comparada con el esfuerzo. Así ocurre también con los poetas, siempre sumergiéndonos en busca del galardón de la palabra esencial.

    ResponderEliminar
  2. Marisa Lozano Fuego6 de febrero de 2016, 20:55

    Gracias, besos.

    ResponderEliminar
  3. No creo que eso ocurra con los poetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me parece que sí... ¿Cuántos versos hay que componer hasta conseguir un poema que sea perdurable?

      Eliminar
  4. Bello escrito poeta!! El título me hizo recordar la ópera francesa "Les pêcheurs de Perles". Un cierre espléndido. Los dos últimos versos me encantan. Un mundo de sueños que vibra de las pasiones humanas. Muy bella poesía, igual que una perla!! Felicidades!!! Es todo un regalo para el lector!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, conozco esa ópera y me alegra habértela recordado. Gracias como siempre por dejar tus palabras.

      Eliminar
  5. Magaly Sánchez Salazar6 de febrero de 2016, 22:14

    ¡Me da gusto saludarte, Rafael, bendiciones!

    ResponderEliminar
  6. "La lágrima de nacar", que bella frase Rafael!!!

    ResponderEliminar
  7. Adriana Gutiérrez6 de febrero de 2016, 22:19

    Bellísimo y compartido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor que siempre me haces, Adriana.

      Eliminar
    2. Adriana Gutiérrez6 de febrero de 2016, 22:23

      Al contrario, gracias por mandarme esas perlas literarias!

      Eliminar
    3. Ahí seguimos, como los pescadores que relataba Salgari. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Guadalupe Velázquez7 de febrero de 2016, 21:19

    Bonita historia e imaginación, me encantan los dos últimos versos como lo cierran, ahí se puede leer todo lo definitivo.

    ResponderEliminar
  9. Bella composición Rafael, gracias por compartir. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Emilio Salgari fue el creador de "Sandokán"...

    ResponderEliminar
  11. hacía furor en los años 70 y 80...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, una época dorada para los relatos de aventuras.

      Eliminar
  12. yo veo mucha tristeza en el poema, como si nunca se alcanzara aquello que se desea..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El realismo, tanto en la literatura como en la vida, consiste en adaptar los deseos a la medida de nuestra capacidad.

      Eliminar
    2. si, pero el final es melancólico

      Eliminar
    3. La aceptación de uno mismo tiene ese punto de melancolía, Julia.

      Eliminar
  13. Bienvenido de nuevo tu escrito, y tú con estas bellas letras, que me emocionaron de principio a fin. Rafael gracias.

    ResponderEliminar
  14. Hermoso y sentido, Rafael. Me encantó. Es como ver un cuadro, uno conmovedor. Gracias. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, me gusta que compares mi poesía con la pintura, un arte que siempre me atrajo.

      Eliminar
  15. Si lo entiendo bien tú no confías demasiado en la producción masiva de poemas y prefieres ser selectivo a la hora de componer, no es así?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La abundancia de una cosa no significa su excelencia. Esto es aplicable a la literatura en general y también a cada autor en particular.

      Eliminar
    2. Sin embargo hoy en día escriben y publican muchísimos poetas, Internet está lleno de ellos... Supongo que todos tienen la necesidad de expresarse y esto es válido también.

      Eliminar
    3. No digo que no lo sea, Roberto. Pero en las cuestiones de arte el tiempo es el supremo juez. Y de este modo, ¿cuántas obras literarias de las actuales, incluyendo por supuesto las mías, superarán su veredicto?

      Eliminar
    4. Vamos, que por muchas ostras que se pesquen habrá muy pocas que contengan perlas...

      Eliminar
  16. Preciosa alegoria Rafael,de cultivada belleza. Ardua tarea hallar esas perlas, pero doy fe de que tú encuentras las más bellas y perfectas.
    Cada vez me gusta más leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí también me gusta cada vez más encontrarte por aquí, querida colega. Muchas gracias por tus palabras y un abrazo.

      Eliminar
  17. Cristina Martín Gutiérrez13 de marzo de 2016, 22:01

    Qué hermosa, cómo me gusta leerte. Gracias.

    ResponderEliminar