lunes, 25 de enero de 2016

LA PALOMA




                                                                   Esa paloma tuya macilenta
                                                                   que de cansados aires busca cura,
                                                                   que de crudos trabajos y amargura,
                                                                   dudosa de escapar, perdió la cuenta,

                                                                   encuentre mi terraza, venga y sienta
                                                                   cómo la espero con impar locura
                                                                   y cómo en notas de mi lira pura
                                                                   el mismo Amor habita y se contenta.

                                                                   Eche al olvido lo que el tiempo come;
                                                                   abandone el dolor, el lloro vano;
                                                                   deje que la tristeza se desplome.

                                                                   Y será entonces su pesar liviano,
                                                                   cuando entre arrullos placenteros tome
                                                                   su dulce pico de mi palma el grano.


 

46 comentarios:

  1. Marisa Lozano Fuego25 de enero de 2016, 20:49

    Muchas gracias, un abrazo Poeta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rafael!!!, abrazo al alma.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa Rafael, tus metáforas son una caricia gracias poeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía, sobre todo si es amorosa, tiene que aspirar siempre a acariciar. Gracias a ti por tu presencia.

      Eliminar
  4. ..pero que hermoso poema de nuevo nos ofreces

    ResponderEliminar
  5. Guadalupe Velázquez26 de enero de 2016, 22:22

    Desconocía al poeta Juan Meléndez Valdés, al que lo dedicas,los dos últimos versos me encantan, son un cierre relajante. Gracias Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los poetas del siglo XVIII no son muy conocidos, pero algunos de ellos merecen la pena.

      Eliminar
  6. Bello escrito Rafael, muchas gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  7. Eloísa Pardo Castro26 de enero de 2016, 22:27

    Gracias, Rafael. Excelente, como siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer reencontrarte en este espacio para la belleza. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me gustó mucho, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por compartir tan hermosos versos.

      Eliminar
    2. Gracias a ti por la manera de recibirlos.

      Eliminar
  9. Que tierno poema Rafael!!! Leerte es un placer. Gracias poeta!!! Me emocionan tus versos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La emoción es el genuino trofeo de la poesía. Gracias a ti por tus palabras.

      Eliminar
  10. Florencia García,27 de enero de 2016, 19:26

    Gracias, muy amable poeta... bello blogspot...!!!

    ResponderEliminar
  11. "Suelta mi palomita pequeñuela...

    ResponderEliminar
  12. "y déjamela libre, ladrón fiero..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, amigo, has dado en el clavo... Así empieza el soneto de Meléndez Valdés, inspirado claramente en el de Lope "Suelta mi manso, mayoral extraño".

      Eliminar
  13. Juan Meléndez Valdés era extremeño, nacido en Ribera del Fresno (Badajoz), y ocupó diversos puestos en la Administración ayudado por su amigo Jovellanos. Como poeta se hizo discípulo de Cadalso y obtuvo diversos honores, llegando a ser bastante conocido en su época. En 1808 tomó partido por el rey intruso, José Bonaparte, lo que le llevó a exiliarse en Francia al finalizar la Guerra de Independencia. Su condición de "afrancesado" es quizá la razón de que su obra no haya merecido un juicio demasiado favorable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, como siempre, por tus comentarios de tanta calidad. Lo que me interesa de su biografía especialmente es su relación con José Cadalso, para mí el mejor de los poetas de aquel tiempo.

      Eliminar
    2. Me sorprende que te hayas fijado en la poesía de un siglo tan pobre en ella como fue el XVIII, hay que buscar mucho para encontrar algo interesante.

      Eliminar
    3. El último tercio de ese siglo, con el movimiento romántico ya en puertas, merece la pena, querido amigo.

      Eliminar
  14. Un soneto radiante, Rafael. Respira amor y ternura en cada uno de us versos... Encuentre la paloma tu terraza y no tema, que a seguro sabes cuidar de ella.
    Un placer leerte.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues... eso espero, que la encuentre y que se quede allí. El placer es mutuo. Gracias, Antonia, y un abrazo.

      Eliminar
  15. Un poema muy bello, felicidades poeta.

    ResponderEliminar
  16. Gracias querido Rafael, un placer, leer poemas me encanta

    ResponderEliminar
  17. Silvia García Sandoval.29 de enero de 2016, 19:50

    Muy bella poesía!!!!

    ResponderEliminar
  18. Meléndez Valdés... Hace tiempo que no "sé" -leo- de él. Bello homenaje, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los poetas también debemos ser "arqueólogos" y buscar en los textos del pasado... Felicidades por tu nuevo libro.

      Eliminar
    2. Sin duda, es labor fundamental. Y a veces se encuentran textos maravillosos. Gracias!

      Eliminar
  19. Cristina Martín Gutiérrez13 de marzo de 2016, 21:57

    Hermosa metáfora, Rafael.

    ResponderEliminar