lunes, 21 de diciembre de 2015

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO XVIII




                                                                  Con un balcón donde cuelgan geranios,
                                                                  con campanas llamándose
                                                                  en la naciente alba,
                                                                  con la calle mayor, que se adorna
                                                                  para el día de fiesta,
                                                                  con enjambres que salen del panal,
                                                                  con el filamento de la música
                                                                  o el cielo repleto de estrellas
                                                                  comparo el claro dominio
                                                                  que sobre mí ejerce tu alegría.
                                                                  Si la vida, que ahora me sonríe,
                                                                  quisiera ser aún más generosa
                                                                  y me obsequiara con los tesoros
                                                                  que ambicionan los hombres,
                                                                  o la veleidosa mirada de la gloria
                                                                  detuviera su interés
                                                                  en mi rostro, haciéndome
                                                                  desde ese momento su elegido,
                                                                  no me harían más feliz que tu predilección,
                                                                  que aventaja a las dádivas de la Fortuna.
                                                                  Pues mi nombre, cuando tú lo pronuncias.
                                                                  forma una alada brisa que sopla
                                                                  entre los álamos de mis sueños,
                                                                  un chorro de sol que sumerge
                                                                  a mi ser, como crema de oro,
                                                                  una caricia más honda
                                                                  que la que cualquier mano lograría
                                                                  y esa ventana, de par en par abierta,
                                                                  al paisaje lamido de rocío
                                                                  donde la esperanza juega igual que una niña.
                                                                  Adorada deidad, dame más tiempo
                                                                  para que puedas conocerme del todo.
                                                                  Yo apenas he empezado
                                                                  a decirte lo que eres para mí
                                                                  y a descubrirme a mí mismo
                                                                  en este territorio de la dicha.
                                                                  Pero el río de mis palabras
                                                                  capaz es de desafiar al reino
                                                                  de las sombras y, si sigues a mi lado,
                                                                  podrás sin ningún miedo bañarte en él los pies.


  

46 comentarios:

  1. Nada produce mayor embriaguez que la alegría del corazón que ama.

    ResponderEliminar
  2. Por ese cauce donde tus palabras desembocan en la poesía. Un abrazo Rafael y felices Fiestas.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Poeta. Besazos.

    ResponderEliminar
  4. Felices fiestas Rafael!!! Otro hermoso poema para cerrar el año, muchas gracias amigo, abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felices fiestas y un fraternal abrazo, Adriana. Gracias a ti por tus cálidas palabras.

      Eliminar
  5. Mari Carmen Estévez Rebollo21 de diciembre de 2015, 22:19

    Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Carmen Estévez Rebollo21 de diciembre de 2015, 22:26

      Te leo habitualmente.

      Eliminar
    2. Pues te lo agradezco, me gusta encontrarme con lectores fieles.

      Eliminar
  6. Hermoso regalo nos das hoy con tu poema. està maravillosamente plasmado.
    Un gusto leerte Rafael .


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayor es el regalo del poeta al comprobar que sus versos no caen en el vacío. Gracias, Eva.

      Eliminar
  7. No me esperaba este poema tan precioso y largo como corre un río, Rafael Simarro,mil gracias por ese cauce de letras que nos deja ver y disfruta.
    en estas fechas de fiestas te envío,FELIZ NAVIDAD y todo mi respecto,Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz Navidad y un abrazo, Guadalupe. Gracias por tu presencia constante.

      Eliminar
  8. un poema lleno de ternura y de bondad..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos lo intento siempre. Muy agradecido a tu comentario.

      Eliminar
    2. y lo consigues, el final me encanta

      Eliminar
    3. Los pies descalzos que flotan en la corriente del río... es una sensación muy gozosa. Por eso pone el broche al poema.

      Eliminar
  9. Que versos de maravilla Rafael!!!! Un poema simplemente precioso y delicado!!!! ese final tuyo me encantó poeta!! Gracias por compartir tus poemas conmigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que mis poemas lleguen a mis lectores. Es una buena cosa.

      Eliminar
    2. Desde luego es así te aseguro!! Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me encantó leerte.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Rafael!!! Abrazo inmenso, feliz Navidad!!

    ResponderEliminar
  12. Te bañas en los versos de este poema...

    ResponderEliminar
  13. como en una armonía de violines...

    ResponderEliminar
  14. Querido amigo, un placer leer tan bonito poema. Mil besos y felicidades.

    ResponderEliminar
  15. El poeta Shelley, al que te refieres en la presentación del poema en Facebook, publicó un panfleto titulado "Necesidad del ateísmo" y fue expulsado de la Universidad a causa de ello. Tuvo una vida breve y errante, y murió en las costas de Italia al naufragar su yate. Lo digo como ilustración del poema que has puesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, Roberto, me gusta mucho que lo hagas, ya lo sabes.

      Eliminar
    2. A este romántico, como a otros, se le tuvo por un tipo no demasiado recomendable...

      Eliminar
    3. Lo menos recomendable del mundo son los prejuicios. Y por otro lado, más allá de las palabras expuestas en un panfleto, ¿quién puede saber lo que alberga el corazón de un hombre?

      Eliminar
  16. Bellísimo!!! Gracias Rafael

    ResponderEliminar
  17. Qué bonito y delicado poema!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tacto de la poesía nunca debe ser áspero. Gracias.

      Eliminar
  18. Un rio de palabras capaz de desafiar el reino de las sombras , desde luego, ese eres tú.
    Un magnífico poema Rafael, con esa sutileza tan tuya que cruza la linea de lo pasional para transformarlo en algo delicadamente sublime.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Antonia, por ser y por estar... y por compartir mis poemas de una forma tan bella. Abrazos compartidos.

      Eliminar
  19. Cristina Martín Gutiérrez13 de marzo de 2016, 21:14

    Magnífico, Rafael. Siempre te daré las gracias por acordarte de mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tengo presentes a los lectores que siguen mi poesía.

      Eliminar