lunes, 7 de diciembre de 2015

LA FUGA




                                                                       Huir
                                                                       de los cementerios de albatros,
                                                                       del viscoso vómito
                                                                       de las semanas,
                                                                       de los uniformes que copian.
                                                                       Correr,
                                                                       correr incansable,
                                                                       con las uñas del cierzo
                                                                       alborotándote el pelo
                                                                       y metiéndose debajo
                                                                       de tu camisa.
                                                                       Arrumbar
                                                                       no sabes bien adónde,
                                                                       pero moverte al menos,
                                                                       insatisfecha
                                                                       prolongación de tu sombra,
                                                                       a la espera,
                                                                       a la escucha.
                                                                       Salir
                                                                       de aquí o adivinar una rendija
                                                                       en el muro,
                                                                       invitando a forzarla
                                                                       a empujones.
                                                                       Suponer
                                                                       que vuelas, aunque en el fondo
                                                                       sigas en idéntico lugar
                                                                       sin casi darte cuenta
                                                                       de lo mucho que precisas compañía.



        

48 comentarios:

  1. LIBERTAD: Qué hermosa palabra para el preso...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias... besos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Rafael!! Besos.

    ResponderEliminar
  4. Escapar, una necesidad cada vez más imperiosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene sus propios muros de los que querer fugarse.

      Eliminar
  5. Implacable descripción de sensaciones, sucede a todos, grandes y niños, sin distinción de sexo. Gracias Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque el deseo de libertad es común a todo el género humano.

      Eliminar
  6. Bellos versos!!! La voz de un alma quejosa que quiere sentir la libertad!!

    ResponderEliminar
  7. Así es, si no se puede saltar el muro hay que ir quitando ladrillos de a uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque lleve su tiempo, el premio aguarda al otro lado.

      Eliminar
  8. Guadalupe Velázquez8 de diciembre de 2015, 20:44

    Desde luego que sí. La fuga es tan necesaria, la libertad nos llena de alegría y nos conduce como el aire que se respira, gracias Rafael por sus versos y comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La libertad es como el agua para un pez. Si nos falta nos ahogamos.

      Eliminar
  9. Cada fuga es una estrofa, y en cada una encuentro tu poesía, excelente Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás la fuga es precisamente hacia la poesía. Gracias, amigo.

      Eliminar
  10. La mejor fuga es la que te lleva dentro de ti.

    ResponderEliminar
  11. Mil gracias por compartir tus espléndidas letras, Rafael, saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las letras que se comparten doblan así su valor. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Fuerza, movimiento, intensidad, y llegas al final con esa sensación de quién realmente acaba de alcanzar lo que necesitaba. Me encantó. Corrí contigo. Gracias, Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy grato comprobar de qué forma te implicaste con el poema. Un abrazo.

      Eliminar
  13. ...el alma sube hacia la libertad igual que las plantas buscan su luz, un poema muy bonito

    ResponderEliminar
  14. Libertad...!!! hay quienes nacen libres y jamás lo son, ataduras mortales, cuando la verdadera libertad está en nuestras almas. Un bello y sutil poema, esparcido con gloriosas pinceladas en tus letras de hoy. Un placer leerte. Rafael gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ataduras peores son las que afectan a la mente y el espíritu, así es... Yo soy el agradecido a tus palabras.

      Eliminar
  15. La argolla del tiempo en nosotros...

    ResponderEliminar
  16. es la más cruel de las prisiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, habría que ser un Quevedo para evadirse de ella...

      Eliminar
  17. Entre los poetas románticos, que tú tanto aprecias, suele abundar un sentimiento de hastío, de aburrimiento hacia el mundo cotidiano, impulsándoles a la evasión de la realidad, a la "fuga" hacia espacios más libres, ya sean éstos reales o puramente imaginarios. No sé si es tu caso, pero tu poema me hace pensar en ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace falta ser poeta, y romántico además, para sentir lo opresivo que resulta el mundo, Roberto. Cada uno se evade como puede. Basta con ver los atascos que se forman en cualquier "operación salida". Yo desde luego coincido con esos poetas que dices por afinidad y elección, de eso no tengo duda.

      Eliminar
    2. Cito sólo dos casos ilustrativos de lo que estamos hablando: el Childe Harold de lord Byron y también el Eugenio Oneguin, del ruso Puschkin. Los protagonistas de ambos poemas reflejan perfectamente el temperamento escapista propio del movimiento romántico en general.

      Eliminar
    3. Te admiro por tus conocimientos, amigo. Leer estos comentarios es un placer.

      Eliminar
  18. Como siempre con mucha fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poema debe tener "pegada" para llegar a los lectores, eso es algo fundamental.

      Eliminar
  19. Impresionante poema, Rafael. Recuerda, los poetas somos albatros... Somos albatros. No importa a dónde vamos, basta volar, volar bien alto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volar, sí, adonde el corazón te lleve... Y escucharlo siempre.

      Eliminar
  20. Qué axfisiante es esa sensación... gracias por compartir, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Axfisiante, pero también da paso al impulso más auténtico que tenemos, el de pugnar por ser libres.

      Eliminar
  21. Cristina Martín Gutiérrez13 de marzo de 2016, 21:09

    Hay tantas cosas de las cuales queremos escapar... Agradecida de tener tus letras amigo querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca faltan esas cosas, es verdad. Pero tampoco los buenos amigos.

      Eliminar