martes, 3 de noviembre de 2015

UN SEPELIO EN LA ALDEA



                                                                    De la espadaña secular bajaba,
                                                                    cual goterón sonoro,
                                                                    el enlutado toque de difuntos,
                                                                    solemne y melancólico.

                                                                    Daba el calor sobre los cien tejados
                                                                    uñadas de bochorno
                                                                    y un viento, fugitivo, murmuraba
                                                                    al peinar los rastrojos.

                                                                    El sacerdote, adusto y rutinario,
                                                                    terminó su responso.
                                                                    Al fúnebre cortejo despedían
                                                                    cirios, santos, hisopos.

                                                                    El camino que lleva al cementerio,
                                                                    cierto a la par que ignoto,
                                                                    entre cipreses sin edad dejaba
                                                                    los pésames lacónicos.

                                                                    Un descuidado infante se asomaba
                                                                    al desconchado foso,
                                                                    como queriendo desvelar enigmas
                                                                    en un oscuro ojo.

                                                                    Las hormigas, ajenas, construían
                                                                    un sendero ciclópeo.
                                                                    Y algunos gorriones gorjeaban
                                                                    con vano soliloquio.

                                                                    Bajo las manecillas de las nubes
                                                                    pasaba el mundo todo:
                                                                    indiferente, elemental, manido,
                                                                    espéculo irrisorio.

                                                                    En tanto al ataúd, que nos recuerda
                                                                    que morir es lo propio,
                                                                    las paladas de tierra lo cubrían
                                                                    con rumor ominoso...

 
                                                                       

42 comentarios:

  1. Noviembre es un mes consagrado a los muertos. Este poema conmemora a uno de ellos y acaso también a todos los demás...

    ResponderEliminar
  2. José Romero Martín3 de noviembre de 2015, 20:10

    Real como la vida misma.

    ResponderEliminar
  3. Un gusto leerte, gracias por compartir. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de veras por tu acogida.

      Eliminar
    2. Bienvenido a Sublime Trilogía, deseando sea grata tu estancia compartiendo y leyendo a los demás poetas en un apoyo fraternal para seguir incentivando el gusto por la poesía y la literatura. Un abrazo.

      Eliminar
    3. Bienhallada, amiga, en esa fraternidad tan necesaria.

      Eliminar
  4. Guadalupe Velázquez3 de noviembre de 2015, 20:47

    Gracias por este grato poema. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lo que se ha ido y lo que se quedó, las palabras siguen, bello escrito Rafael, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final la palabra es lo que permanece. Gracias, amigo.

      Eliminar
  6. Hermoso tu poema Rafael como todos!!!! Es un placer leer tus versos!!!! Gracias por compartir!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poeta siente el gozo del amor y al mismo tiempo la herida implacable de la muerte.

      Eliminar
    2. El poeta es sensible y frágil y vive la intensidad de los sentimientos según las circunstancias. Me encanta tu obra poética!!!

      Eliminar
  7. He notado, he visto, he sentido, he oído paso a paso mi caminar en el óbito, delante del duelo, oliendo a tierra fresca y el golpeteo de la paleta sobre los ladrillos, junto a la pala clavándose en la mezcla, preparando la masa que cubrirá lo inerte, apartándolo de la vista del doliente para siempre.
    Un abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si esas sensaciones tuyas (que fueron las mías cuando lo escribí) las ha despertado mi poema entonces se puede decir que su función literaria está cumplida. Un abrazo, amigo Juan.

      Eliminar
  8. Mil gracias Rafael.

    ResponderEliminar
  9. Rossana Palacios Velezmoro4 de noviembre de 2015, 19:39

    Wow Rafael, qué descripción de escena tan intensa y penetrante, muy buen ensayo, muy bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La descripción, en efecto, era la finalidad primordial del poema. Muchas gracias, Rossana.

      Eliminar
  10. Eloísa Pardo Castro4 de noviembre de 2015, 19:50

    Fantástico, Rafael. Lo leeremos en mis clases de todo en la sede castellano manchega, aquí en Leganés. Ya lo hemos hecho en otras ocasiones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues será para mí un privilegio, te lo aseguro. Abrazo compartido.

      Eliminar
  11. Muy, pero muy bueno..Buen poema Rafael, felicitaciones .
    Es un tema que nos tiene a mal traer, a veces, pero....
    Me gusta leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara. Un tema no fácil para escribir, pero inevitable también. Gracias por dejar tus palabras y un beso.

      Eliminar
  12. gracias Rafael!!!

    ResponderEliminar
  13. Me quedé asomada a la fosa, igual que ese niño. Tremenda imagen. Gracias, Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La interrogación que nos plantea la muerte no tiene respuesta cierta. Un abrazo.

      Eliminar
  14. poema que sobrecoge el ánimo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no era esa mi intención al escribirlo, Julia, pero sí describir el hecho despojado de todo prejuicio o convención de tipo religioso.

      Eliminar
    2. ..se echa de menos a Dios...

      Eliminar
    3. Es una omisión voluntaria. Yo buscaba una poesía lírica y desnuda, desvalida casi, que no se disimulara con el ropaje de la trascendencia. Pero si tú lo prefieres puedes vestirla con él.

      Eliminar
  15. La muerte está tan segura de ganar la carrera...

    ResponderEliminar
  16. que nos da toda la vida de ventaja.

    ResponderEliminar
  17. Todo el poema mantiene el tono narrativo y lírico. Es muy becqueriano... "¡qué solos se quedan los muertos!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También los vivos se quedan solos, Roberto.

      Eliminar
    2. Sin duda, pero la soledad de la muerte es irrevocable.

      Eliminar
    3. En ocasiones la de la vida lo parece también.

      Eliminar
  18. El canto sobrio de un romance de estilo perfecto. La emoción circula por las lineas de los versos como sabes hacer tú.
    Un placer leerte, siempre te lo digo , pero es que es cierto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la sobriedad es la palabra adecuada, sí. He huido conscientemente de cargar las tintas en un tema que se presta a ello. Pero tu opinión, siempre tan valiosa, me confirma que lo conseguí... Un abrazo, Antonia, y gracias siempre por tus palabras.

      Eliminar