miércoles, 18 de noviembre de 2015

S U E Ñ O




                                                                    Del sendero al inicio desnudo,
                                                                    en las hojas su beso de plata,
                                                                    descendiendo en el rayo de luna
                                                                    se abría tu escala.

                                                                    Depurada a sí misma, ligera,
                                                                    diagonal como vuelo de garza,
                                                                    sin su lastre de barro en las plumas
                                                                    sentía mi alma.

                                                                    Alto mar de atolones de dicha
                                                                    semejaba la noche estrellada...
                                                                    Al andar, mis pisadas de hombre
                                                                    cual nubes flotaban.

                                                                    Con los sueltos cabellos sedosos
                                                                    y ceñida en tu túnica blanca,
                                                                    la sonrisa y la mano dispuestas,
                                                                    allí me aguardabas.

                                                                    Yo, juntando mis labios ardientes
                                                                    a tu rostro de luz y de nácar,
                                                                    en la rosa inmortal de tu aliento
                                                                    bebía tu savia...

                                                                    ¡Cómo duele volver a la vida,
                                                                    despertar en un lecho de lágrimas!
                                                                    ¡Y esperar otra noche, otro sueño,
                                                                    mi amor que te traiga!

  

54 comentarios:

  1. "Triste cosa es el sueño
    que llanto nos arranca,
    mas tengo en mi tristeza una alegría...
    sé que aún me quedan lágrimas."

    Gustavo Adolfo Bécquer.

    ResponderEliminar
  2. Precioso! Gracias por compartir, muchos saludos poeta.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, besos.

    ResponderEliminar
  4. Sensibilidad y sentimiento se transmiten... Un poema genial, cautivador y emocionante. Muchas gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leo esta poesía y la siento por dentro. Es muy intensa.

      Eliminar
    2. Es muy buena señal para un poema producir eso.

      Eliminar
  5. Y soñar, y en cada sueño una línea o una estrofa, bello escrito Rafael un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Guadalupe Velázquez18 de noviembre de 2015, 22:40

    Qué bellos son tus versos siempre, pero siempre Rafael... un placer leerte, un orgullo.

    ResponderEliminar
  7. Qué haría yo sin mis lágrimas...!!! Un encanto... gracias!!!

    ResponderEliminar
  8. Ana María Jiménez Arroyo18 de noviembre de 2015, 22:51

    Qué linda y limpia tiene tus palabras en esta poesía se siente cuando veo...

    ResponderEliminar
  9. Divinas palabras, es un gran placer siempre..gracias

    ResponderEliminar
  10. Me encantó Rafael, recibe mis felicitaciones... gracias.

    ResponderEliminar
  11. El amor también vive de ensueños...
    Un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y se alimenta con briznas de ilusión... Me alegra verte de nuevo por aquí, Magda.

      Eliminar
  12. Gracias Rafael, siempre tan bello lo que compartes!! Gracias por hacerlo conmigo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta la acogida que das a mis escritos... y también que pasen el charco.

      Eliminar
  13. Un poema fenomenal, un placer tu pagina

    ResponderEliminar
  14. La finísima membrana del sueño y nuestra mirada queriendo atravesarla para descubrir alguna certeza. Gracias, Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy estrecha es la línea que separa sueño y realidad... De nada, amiga.

      Eliminar
  15. De todos los engaños a los que sometemos a nuestros sentidos...

    ResponderEliminar
  16. el sueño es el único necesario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, amigo, tenemos una cita diaria e imprescindible con él.

      Eliminar
  17. Gracias querido amigo Rafael por tan lindo leer las lágrimas de Gustavo Adolfo Bécquer, un grande.

    ResponderEliminar
  18. Muy bonito este poema que es todo un regalo para el lector. Rafael gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así es mi idea de la poesía... un permanente regalo.

      Eliminar
  19. he llorado muchas veces con las rimas de Becquer, te parecerá muy sentimental...

    ResponderEliminar
  20. Una buena muestra de estrofa romántica, sin duda... "El sueño de la razón produce monstruos", según Goya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más monstruoso todavía me parece no soñar, Roberto.

      Eliminar
  21. Ese final tuyo: "¡Cómo duele volver a la vida,/ despertar en un lecho de lágrimas!/ ¡Y esperar otra noche, otro sueño,/ mi amor que te traiga!"...Me llevó irremediablemente a una rima de Bécquer: Rima LXXVII

    Es un sueño la vida,
    pero un sueño febril que dura un punto;
    cuando de él se despierta
    se ve que todo es vanidad y humo...

    ¡Ojalá fuera un sueño
    muy largo y muy profundo,
    un sueño que durara hasta la muerte!...
    Yo soñaría con mi amor y el tuyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bécquer nos congrega siempre que de una forma u otra volvemos a él...

      Eliminar
    2. Fantástico poema Rafael.

      Eliminar
  22. Cristina Martín Gutiérrez7 de diciembre de 2015, 19:13

    Que bello, muy delicado y sutil... Me encanta, gracias Rafael, por acordarte de mí siempre... saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Cristina, me agrada compartir poemas contigo.

      Eliminar