lunes, 20 de julio de 2015

GOLONDRINA



                                                                           Lacerada por espinos
                                                                           y con el vuelo truncado
                                                                           una mañana de abril
                                                                           te recogieron mis manos.

                                                                           Quise llegar donde el sueño
                                                                           tiene su nido en un ático
                                                                           y allí cobijarte, alegre
                                                                           de estar de tu mal a salvo.

                                                                           Para tu pico anhelante,
                                                                           para tu pulso agitado
                                                                           llovían mis atenciones
                                                                           con la ternura por bálsamo.

                                                                           Claro guardián en la noche
                                                                           alzó mi cariño un palio,
                                                                           sin que me pesara nunca
                                                                           ser medicina de un pájaro.

                                                                           Las notas de un pentagrama
                                                                           se escribían a diario
                                                                           con lo que tú me inspirabas
                                                                           y yo te entregaba a cambio.

                                                                           Así pasaron los meses,
                                                                           en sucesión caminando
                                                                           los unos en pos de otros
                                                                           como quien sube a un cadalso.

                                                                           Pero tú andabas inquieta,
                                                                           con pesadumbre de esclavo,
                                                                           y en tus ojos una perla
                                                                           nublaba el vitral del ánimo.

                                                                           Te comprendí... Ya era hora
                                                                           de devolverte al espacio
                                                                           por que colmaras el aire
                                                                           con arabescos alados.

                                                                           Después de que te alejaste,
                                                                           entre pensativo y lánguido
                                                                           abandoné mi ventana
                                                                           y me volví solitario.

                                                                           Desde entonces, a mi vida
                                                                           la consumen los trabajos...
                                                                           A mi vida, no al recuerdo
                                                                           que con tu imagen restaño.


                                                                   

43 comentarios:

  1. El romance, con su verso de ocho sílabas y su rima vocálica, es la forma poética autóctona de la lengua española. Su poderosa personalidad pervive desde la Edad Media hasta nuestros días y no admite combinación con versos de otras procedencias. A mi modo de ver, todo poeta que escriba en español debería cultivarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues usted lo ha conseguido en un poema tierno, de canto a la amistad, de asistencia mutua, de generosidad y de libertad. Un abrazo. Feliz verano.

      Eliminar
    2. Feliz verano y muy agradecido a tan generoso comentario.

      Eliminar
  2. Marisa Lozano Fuego20 de julio de 2015, 23:09

    Muchas gracias, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te las doy a ti, así como la bienvenida a mi blog.

      Eliminar
    2. Marisa Lozano Fuego20 de julio de 2015, 23:15

      Me ha encantado este romance, te felicito.

      Eliminar
    3. Tambien a mí me gusta lo que te he leido hasta ahora, estamos igual.

      Eliminar
  3. Gracias Rafael!!!!!!, precioso!!!!!, yo... soy golondrina!!!!!, porque me encantan!!!!! Un abrazo, poeta, y una bella noche de amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus palabras conmovedoras. Un abrazo.

      Eliminar
  4. "...una mañana de abril/ te recogieron mis manos..." Gracias, simplemente BELLO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mañana ya lejana... pero viva en la poesía, y es un placer.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Maravillosa Rafael, te felicito. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Guadalupe Velázquez21 de julio de 2015, 20:53

    Bellísimos estos versos de 8 sílabas, gracias por este canto tierno que refleja amistad, feliz verano amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Guadalupe, y feliz verano para ti también.

      Eliminar
  8. Maravillosa inspiración, poeta!!!! Tan profundo como el mar y tan tierno como la inocencia. No encuentro palabras suficientes para poder expresar los sentimientos causados por esta rima. Y si las encontrara, no serían suficientes para describirlo como es debido. Después de que te alejaste... y me volví solitario. Palabras conmovedoras. Quise llegar donde el sueño tiene su nido en un ático y allí cobijarte alegre de estar de tu mal a salvo. Deslumbrante!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez en las rimas más sencillas se consigue la más pura poesía lírica. Y es verdad que nos acercan a la inocencia perdida... Mi profundo agradecimiento por todas y cada un de tus palabras.

      Eliminar
    2. Gracias por la oportunidad de poder disfrutar como el buen vino de tan espléndida literatura.

      Eliminar
    3. El vino que se comparte resulta todavía más embriagador...

      Eliminar
    4. Ciertamente!!

      Eliminar
  9. Una maravilla... sin palabras!! Gracias por compartir!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Es necesario no dejar de difundir la poesía por este árido mundo.

      Eliminar
  10. que bonito poema nos obsequias, lleno de delicadeza y buen gusto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pequeña música hecha con palabras, Julia...

      Eliminar
    2. que compones divinamente...

      Eliminar
  11. Bécquer dijo que volverían las oscuras golondrinas... ¿Volverá ésta?

    ResponderEliminar
  12. La medicina para un pájaro...

    ResponderEliminar
  13. no es otra que la libertad...

    ResponderEliminar
  14. Gracias Rafael, siempre es una gran satisfacción leer lo que compartes y es de ayuda para mi profesión. Saludos mi amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra saber eso, hace que mis versos cobren una importancia especial.

      Eliminar
  15. Rafael muchas gracias, me fascinó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, espero poder seguir compartiendo estas cosas.

      Eliminar
  16. AlmaDayana AlmaDayana17 de agosto de 2015, 20:23

    Maravilloso romance!!, me encantó el vuelo de la golondrina y la sutileza de su canto. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El vuelo de un pájaro libre... Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  17. La mejor prueba de amor es la concesión de ese espacio que permite al otro extender las alas y volar... Volar es partir, pero volar también es volver.
    Fascinante poema, Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una prueba de amor, en efecto, aunque no es fácil hacerlo... Abrazos compartidos, Antonia.

      Eliminar