miércoles, 20 de mayo de 2015

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO XVI



                                                                      No quieras verme ahora.
                                                                      El final del verano acorta ya los días,
                                                                      almacena su provisión de nueces
                                                                      la laboriosa ardilla,
                                                                      el cobre lánguido del heno
                                                                      se asoma en los pajares,
                                                                      bandadas de estorninos rasgan
                                                                      el cielo con sus proas negras
                                                                      y mis ojos contemplan todo esto
                                                                      convalecientes de su mal.
                                                                      No, no me veas.
                                                                      Ninguna de sus galas vistosas
                                                                      deparó Natura a este mísero,
                                                                      que llegó tarde al canto
                                                                      de los vivos setos al atardecer,
                                                                      de la linfa saltarina
                                                                      del agua, de la coral
                                                                      que entonan los pupilos del viento,
                                                                      y, envilecido por esa desposesión,
                                                                      camina solitario y cabizbajo.
                                                                      Es mejor que no me veas.
                                                                      Si mirases el surco
                                                                      que en mi rostro ha trazado
                                                                      el dolor, o la torpeza
                                                                      de manos que no sienten,
                                                                      o la curva caída
                                                                      de mi boca, o mi andar
                                                                      vacilante que se excusa de todo,
                                                                      seguro que a mi silueta
                                                                      no la conocerías.
                                                                      Definitivamente, no me veas.
                                                                      Tu luz iba a calcinar
                                                                      mi avergonzada bruma,
                                                                      y también sería duro
                                                                      observar cómo ríes,
                                                                      cómo respondes con despego
                                                                      a mi súplica desesperada,
                                                                      para que, a cambio de las cosas
                                                                      que antes fueron tan nuestras,
                                                                      sólo quede mi llanto inconsolable.

        

42 comentarios:

  1. Ladrillos de vergüenza construyen el edificio de este poema...

    ResponderEliminar
  2. que poema más triste!!... es como si la tristeza te desdibujara y no fueras el mismo de otras veces..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía lírica traslada al lector al estado mental del poeta, con todas sus luces y sombras...

      Eliminar
    2. y por qué dices lo de la vergüenza??

      Eliminar
    3. Vergüenza, sentimiento de culpa, pesadumbre interior... cuando cometes una equivocación y te duele no puede evitarse que se traduzca en los versos.

      Eliminar
  3. Gracias Rafael... bellísimo!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por acoger esta expresión de tristeza.

      Eliminar
  4. Rafael es preciosa, gracias.

    ResponderEliminar
  5. Obrigada, Rafael... Adoro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael... un verdadero placer para mí... gracias, bellos versos...

      Eliminar
  6. Guadalupe Velázquez21 de mayo de 2015, 20:07

    Gracias, Poeta!!!

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. El poeta italiano es una magnífica fuente de inspiración. Lo has intuido muy bien, amigo.

      Eliminar
  8. Esta poesía es como una daga en el corazón para quien se sienta solo, noto una infinita pesadumbre poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el amor ha sido inmenso y crees que lo has perdido entonces el agujero en el alma tampoco tiene orillas...

      Eliminar
    2. Cierto, este poema recuerda a la soledad que en ocasiones lacera el alma. Excelso poema!!

      Eliminar
    3. Lamemos las heridas del alma con versos... para que se restañen y vuelvan a nacer flores de ellas. En el fondo todo poeta busca eso.

      Eliminar
    4. La carga de emociones conjugadas con las figuras literarias que un autor nos presenta, no permite menos que apreciar su belleza. Gracias por compartir tu arte poética!

      Eliminar
    5. El fondo y la forma... en su equilibrio radica la perfección de toda bella arte. No en vano así lo dejó dicho tu compatriota Aristóteles.

      Eliminar
    6. Aristóteles como su maestro Platón era muy grande!!!!!

      Eliminar
    7. A un apasionado de la cultura griega como yo no te costará esfuerzo convencerlo de eso, mi amiga...

      Eliminar
    8. Gracias por apreciar tanto la cultura de los Griegos antiguos... y espero leer otro poema pronto.

      Eliminar
    9. Lo leerás... si las Musas no me son esquivas. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Bella composición Rafael, muchas gracias por compartir, que pases buen fin de semana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. "el cobre lánguido del heno se asoma en los pajares", "bandadas de estorninos rasgan el cielo con sus proas negras"... "envilecido por esa desposesión camina solitario y cabizbajo"
    Excelentes imágenes poéticas en un texto muy logrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puesto que sé lo exigente que eres tu comentario posee gran valor para mí. ¡Muchas gracias!

      Eliminar
  11. Rafael siempre encantada de leerte

    ResponderEliminar
  12. Impresionante poema, Rafael, los ojos miran pero pocas veces ven, el alma ve, pero no mira... El alma siente y cuando siente, ve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Antonia... Por eso los poemas hay que leerlos con los ojos del alma. Muchas gracias por tu presencia renovada.

      Eliminar
  13. AlmaDayana AlmaDayana27 de mayo de 2015, 19:26

    Un poema tristísimo y desgarrador y al mismo tiempo bellísimo!! Son las puertas del alma abiertas de par en par... El "alma" que sufre, grita y llora sin consuelo. Abrazos Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una espléndida síntesis. No puedo añadir nada mejor a lo que has dicho. Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  14. Adriana Gutiérrez29 de mayo de 2015, 18:36

    No sé por qué me gusta tanto lo triste pero es así, un poema bellísimo, gracias Rafael!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una especial calidad de lo hermoso se esconde entre los pliegues de la tristeza...

      Eliminar
    2. Adriana Gutiérrez29 de mayo de 2015, 18:39

      Exacto, y este comentario también tiene algo de trágico y poético.

      Eliminar
    3. Respiramos poesía igual que se inhala el viento de tu profundo Sur...

      Eliminar