miércoles, 7 de enero de 2015

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO XIV


                                                            Amarga flor del insomnio, ¿eres tú quien me habla?
                                                            En la soledad de mi habitación reinan
                                                            las sombras... Un extraviado pájaro
                                                            entró por la ventana, tropezó con los muebles
                                                            y luego volvió a salir, como un miedoso
                                                            peregrino del aire, sin que los visillos
                                                            apenas se agitasen, tanta es la quietud
                                                            que reposa su mano dormida
                                                            sobre la opaca geografía de la tierra,
                                                            sobre el estuario de las horas silentes.
                                                            ¿Eres tú, suspiro pálido de una estrella?
                                                            Esa temblorosa desnudez entre las ramas
                                                            del árbol se quiere ocultar, tímida
                                                            doncella casi velada por el movimiento
                                                            de las hojas, concreta palabra
                                                            dicha en este momento para mí
                                                            o pronunciada desde hace cientos de años,
                                                            gema traída por las olas
                                                            a esta playa sucia de algas melancólicas
                                                            que ahora me parece mi existencia.
                                                            ¿Acaso tú, beso taciturno del viento?
                                                            Penetras en el bosque de mis ideas
                                                            igual que si fuera tu casa, revuelves
                                                            en mis ropas, mis enseres,
                                                            dejando en todo ello los amortiguados rumores
                                                            del tráfico, la humilde oración
                                                            campesina y la plegaria grandiosa
                                                            de los desiertos, mensajero de la Naturaleza
                                                            que me incitas a amar, ignorando
                                                            la pesadumbre que embarga mi espíritu.
                                                            ¿O eres tú, dolor mío, viejo compañero?
                                                            Sí, te reconozco, advierto en ti las mismas
                                                            señas de siempre. Dobla, por tanto, mi cabeza
                                                            humillada, toca mis sienes, sé el abatido trono
                                                            de mi presunción, la celda de mi libertad,
                                                            puesto que Aquélla a quien tanto quería
                                                            ofendida se ha marchado muy lejos,
                                                            sin decirme siquiera si ha de volver,
                                                            y jamás creí, antes de esta lóbrega madrugada,
                                                            en medio de sus recuerdos hallarme tan perdido.

      

42 comentarios:

  1. Quien haya padecido de insomnio sabrá que su "amarga flor" se deshoja muy lentamente...

    ResponderEliminar
  2. "Amarga flor del insomnio", muy bueno Rafael, un abrazo y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. El nuevo año creo que va a ser bueno para los trabajos literarios.

      Eliminar
  3. Versos conmovedores! Me encantan!!!!!!!!!!!! Buenísimo poema Rafael!!!!!!!!! Describe lo que realmente te encuentras en un espacio de soledad... o sea, el alma gritando por compañía para no tener que darse cuenta de una cruel verdad... la vida llena pero a la vez vacía...!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Tus palabras son como una "radiografía" del poema, hasta el punto de que revelan aspectos del mismo de los que tal vez ni yo era consciente del todo. Y es verdad que el alma grita, y suele hacerlo en medio de un ensordecedor silencio...

      Eliminar
    2. Gracias yo, por compartir esa poesía conmigo, este poema es magnífico!!!

      Eliminar
    3. Compartir y disfrutar poesía contigo se va haciendo algo muy placentero... Y tu opinión sobre mis obras resulta enormemente estimulante.

      Eliminar
    4. Gracias Rafael!!

      Eliminar
    5. ¿Qué menos puedo hacer que reconocerlo? La próxima entrega volveremos a los sonetos.

      Eliminar
    6. Qué bueno, hasta la próxima entonces!!

      Eliminar
  4. Maravilloso... aunque duela me identifico un poco en el poema, es la realidad de toda la verdad, gracias por escribir, Rafael Simarro, y por sus comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La identificación con un poema es el asentimiento que le presta nuestra alma... Gracias, como siempre, por tus palabras.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Los versos "desahogan" la pesadumbre mejor que ninguna otra cosa...

      Eliminar
  6. hermosísimo poema que marca tu vuelta al estilo romántico... abrazos Rafael..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un estilo al que vuelvo una y otra vez... Un abrazo.

      Eliminar
  7. Entro en tu blog no como el extraviado pájaro que dices, sino como convencido y admirado lector de tus escritos. un saludo amigo y sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se intentará, Roberto. Gracias por tus opiniones, que siempre son bienvenidas.

      Eliminar
  8. Un poema extraordinario y conmovedor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco esta primera incursión en mi página. Saludos.

      Eliminar
  9. AlmaDayana AlmaDayana10 de enero de 2015, 20:51

    Maravillosa e intensa poesía... Muy intimista y conmovedora conversación con tu "Yo" más profundo... "El Alma"... Gracias Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, el poema muestra diversas caras de ese "yo". Una noche de insomnio las pone de manifiesto...

      Eliminar
  10. bellísimaaa!! gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias rafael!!

      Eliminar
    2. La poesía es una forma de "complicidad"... y de las más bellas.

      Eliminar
    3. es verdad!!!

      Eliminar
    4. Me alegro de que lo veas como yo... Hay muchos poemas esperando para ser compartidos...

      Eliminar
    5. sii... muchísimos la poesía es lo que mas me gusta!

      Eliminar
    6. Se suele decir que la poesía es para minorías... Pero lo que ocurre es que no requiere simples "adeptos", sino verdaderos "amantes".

      Eliminar
    7. si, creo que la poesía es sólo para algunos, o para muchos no lo sé...sólo sé que es para entendidos... para enamorados...o solo para los que vemos lo que nadie ve

      Eliminar
    8. "Para los que vemos lo que nadie ve"... ésa es la clave.

      Eliminar
    9. exacto!! es para esas cosas invisibles para la mirada de algunos...

      Eliminar
    10. Seguiremos con esa "mirada" tan especial. Un abrazo, amiga.

      Eliminar
    11. otro para vos rafael!!!

      Eliminar
  11. Leo a Poe sobrevolando tus letras... enhorabuena Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un extraordinario escritor. Es hermoso haber suscitado su evocación en ti. Muchas gracias, Magda.

      Eliminar
  12. Pura expresión lírica, matizada de belleza íntima.
    Dicen que el insomnio no es buen compañero, sin embargo , a juzgar por tus letras, hay que reconocer que las noches de insomnio se crecen inspiración.
    Precioso poema, Rafael.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele decirse que no hay mal que por bien no venga. Si al día siguiente tienes que trabajar la "factura" por la inspiración resulta gravosa. Pero el hecho de que el poema te guste lo pone todo en su sitio...
      Un abrazo, Antonia.

      Eliminar