lunes, 6 de octubre de 2014

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO XIII

                                            
                                                              
                                                               Ven a mí. Ahora que la noche
                                                               arrastra su mortaja sobre la ciudad
                                                               de las multitudes sin nombre,
                                                               trayendo para muchos el bálsamo del sueño
                                                               y para otros la desvelada
                                                               preocupación, la insidiosa conjura,
                                                               ven, que nunca había estado
                                                               mi alma tan dispuesta a abrazarte,
                                                               ni eran tan tuyas mi soledad
                                                               ni esta hambre de ti.
                                                               Apartemos la vista del decrépito,
                                                               que se pega a su lecho
                                                               como si fuera una frágil tabla
                                                               de salvación sobre el mar de sus temores,
                                                               del dormido burgués,
                                                               que echa tan bien sus cuentas
                                                               después del copioso ágape,
                                                               de los desesperados, bajando
                                                               en su condena hasta el infierno
                                                               con turbulentas pesadillas.
                                                               A todos esos no les pertenece tanto
                                                               la noche como a nosotros, Hada
                                                               mía, cuando la desnudez
                                                               es suficiente para encender el aire
                                                               y en el altar de plata de la Luna
                                                               nuestros cuerpos lentamente se inmolan
                                                               hasta matarse a sí mismos,
                                                               viviendo luego
                                                               bajo la renacida piel del otro.
                                                               Yo te presiento en mí y te llamo,
                                                               acuciando tu llegada,
                                                               tu entrega, tu aliento jadeante,
                                                               el bronce de tus muslos, el cálido
                                                               monzón que derraman tus besos:
                                                               húndete en mis entrañas
                                                               igual que un ávido florete,
                                                               vuela en mi horizonte,
                                                               piérdete en esa hondura, que ya es tuya
                                                               también, pues por mucho que busque
                                                               el fanal del hastío ya no te encontrará...

25 comentarios:

  1. Bajo el cómplice manto de la noche, la pasión rompe sus ligaduras...

    ResponderEliminar
  2. Muy intenso amigo! Te felicito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "intensidad" debe buscarse siempre en un poema, cualquiera que sea su extensión. Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  3. Así debe ser, en este poema la emoción es muy intensa y amorosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se escribe poesía romántica es muy difícil no dejarse llevar por esa emoción que dices...

      Eliminar
  4. Adriana Gutiérrez6 de octubre de 2014, 22:49

    AY QUE MARAVILLA DE POEMA RAFAEL!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Adriana, y te mando un abrazo.

      Eliminar
  5. Vaya Rafael Simarro, no me esperaba la poesía tan romántica,la poesía y el amor se juntan y hace de ella un primor, que emoción y que bello, gracias por escribir,Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía y el amor son viejos compañeros, desde que el mundo es mundo... Gracias a ti, Guadalupe.

      Eliminar
  6. AlmaDayana AlmaDayana7 de octubre de 2014, 19:46

    Es delicioso disfrutar de un poema así. Unos versos maravillosos. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con palabras como las tuyas me reafirmo en mi voluntad de mantener este blog, son muy importantes para mí.

      Eliminar
    2. AlmaDayana AlmaDayana7 de octubre de 2014, 19:54

      Siempre gracias a ti, y por hacernos partícipes de tu buen gusto y sensibilidad. Seguiremos disfrutando de tus poemas. Gracias.

      Eliminar
    3. Pues seguiremos en la brecha... Yo soy el agradecido. Otro abrazo.

      Eliminar
  7. Pasión y romanticismo conjugados en un solo verbo. Un poema que despierta los sentidos en cada uno de sus versos. Maravilloso, Rafael. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espléndidas glosas de un alma que se conmueve con la poesía. Siempre es muy grato encontrarte, Antonia.

      Eliminar
  8. "La ciudad de las multitudes sin nombre", ese simple verso encierra en sí mismo una inmensa magnitud de historias... me encantó. Gracias, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La capacidad para sugerir esas historias está en la raíz de toda obra literaria. De nada, me alegra que exista esta "conexión".

      Eliminar
  9. ..que bonito poema Rafa, y que bien lo presentas siempre.. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento que el blog sea atractivo para los lectores. Gracias por tu presencia constante.

      Eliminar
  10. Gran escrito, Rafael, un texto apasionado y lleno de fuerza, en el que mantienes muy bien el tono hasta el final... Celebro que lo hayas puesto aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus comentarios y opiniones son siempre bienvenidos, Roberto.

      Eliminar
  11. AlmaDayana AlmaDayana12 de octubre de 2014, 21:15

    Un maravilloso poema y provisto de una gran emotividad y sensualidad. Gracias por sorprendernos una vez más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho en él del poeta y de sus sueños de amor...

      Eliminar
  12. Gracias poeta, poeta que aviva las emociones que llevamos dentro, como un grito impetuoso en la búsqueda de ese amor quizás idealista e inexistente. EXCELENTE.

    ResponderEliminar