lunes, 20 de octubre de 2014

LA HELADA

             

                                                                  Mirad el llano cuando rige Enero...
                                                                  Aguardan primavera los pastores
                                                                  y el gris sudario de lejanas flores
                                                                  vuelve al terruño avaro semillero.

                                                                  Ved cómo cruje el paso, cómo, fiero,
                                                                  azota con su fusta los alcores
                                                                  el despiadado cierzo, en los albores
                                                                  del año que tirita pordiosero.

                                                                  Pues, pese a todo, tal invierno es nada
                                                                  al comparar con el desdén que hiere
                                                                  clavando crudo su implacable espada.

                                                                  Definitiva escarcha, sólo infiere
                                                                  que la ilusión del alma enamorada,
                                                                  presa del hielo, languidece y muere.

  
                                                                 

37 comentarios:

  1. Otro "tema" capital en la poesía de amor o de desamor: el desdén y sus efectos.

    ResponderEliminar
  2. Qué bien versas sobre la escarcha Rafael, un saludo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta en "veranillos" como el de ahora se suele encontrar... Un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué maravilla de soneto Rafael!!!

    ResponderEliminar
  4. Así me he sentido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos hemos sentido ese "frío en el alma" alguna vez. Gracias, Adriana.

      Eliminar
  5. Buenísimo querido Rafael!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi querida amiga... Seguimos, como ves, en la "brecha" de la poesía...

      Eliminar
    2. Siga escribiendo esas maravillas!

      Eliminar
    3. Intento mantener el nivel, aunque no siempre es fácil...

      Eliminar
    4. Sólo necesitas inspiración y sobre todo que tengas el sentimiento a flor de piel para que todo lo que pienses y sientas lo plasmes en un papel.

      Eliminar
    5. Muy cierto... pero también necesitas que las circunstancias te permitan aislarte para poder escribir con el corazón. La poesía significa mucho para mí.

      Eliminar
    6. Claro que sí... se ve que la poesía significa mucho para ti porque tus poemas son preciosos y emotivos.

      Eliminar
    7. No sé escribir de otra manera, si no es volcando mi sentimiento... Nada se tiene que quedar en el tintero.

      Eliminar
    8. Exactamente, espero que nos deleitemos pronto con otra inspiración tuya.

      Eliminar
    9. Pues sí, dentro de unos días. Será otro soneto romántico.

      Eliminar
    10. ¡Lo esperamos con impaciencia!

      Eliminar
    11. Gracias, esa impaciencia es una gentileza por tu parte... Pero el blog debe mantener un ritmo pausado, de dos poemas por mes, para no saturar demasiado a los lectores.

      Eliminar
    12. ¡Entonces lo esperaremos con paciencia! ¡Hasta el próximo!

      Eliminar
  6. AlmaDayana AlmaDayana21 de octubre de 2014, 19:31

    Precioso y emotivo poema. El comienzo de cada estrofa nos mantiene expectantes, y los últimos versos muy emotivos. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que el ritmo de este soneto te produzca ese efecto de expectación. Abrazo compartido.

      Eliminar
  7. ..un bonito soneto, pero de triste final...me deja una sensación melancólica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor es el sentimiento más poderoso que existe porque está lleno de matices. El de este soneto es otro más.

      Eliminar
  8. Un jarro de agua fría, ¿no?... Cosas que pasan.

    ResponderEliminar
  9. Demoledor soneto. ¿Quién, en algún momento, no sintió el abrazo de esa escarcha?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, amiga, ¿quién no lo ha sentido?... Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  10. A veces el alma se hiela, pero por duro que sea el invierno y tupida la escarcha, el corazón del poeta vibra, aunque sea en lágrimas.
    Maravilla de poema, Rafael.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras son certeras y me conmueven de verdad. Ya tengo dicho en otras ocasiones lo importantes que siempre resultan para mí. Gracias de nuevo por visitar este blog, Antonia.

      Eliminar
  11. Una poderosa inspiración.

    ResponderEliminar
  12. La escarcha con el hielo creo que sería inevitable, pero el poeta lleva en su interior la llama de su inspiración de sus bellos versos,gracias Rafael Simarro,espero su poesía no hay nada mejor que leer un bonito soneto me encanta, gracias.

    Guadalupe.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "sudario" que tiende la escarcha sobre los campos no es definitivo, porque la vida renace poco después. Lo mismo pasa con la poesía, una llama que no hay hielo que la acabe... Esta semana otro nuevo soneto. Gracias por tu fidelidad a mi blog.

      Eliminar