lunes, 8 de septiembre de 2014

INTIMIDAD

                                                       


                                                                    Morder la rosa que tu labio ofrece
                                                                   entreabierta, sensual... Ser el bajío
                                                                   de tu boca velera, el lento estío
                                                                   del beso que la entibia y humedece.

                                                                  Sobre tu piel, que al tacto se estremece,
                                                                  deslizarme con dedos de rocío...
                                                                  Pulsar un clavicordio. Ver el río
                                                                  que en tu desnudo cuerpo resplandece.

                                                                  En un turgente frenesí de dunas
                                                                  mis brazos anudar... Sentir que, añejo,
                                                                  este fuego despierta si lo acunas.

                                                                  Para después temblar, acto reflejo,
                                                                  las cadenas soltando de dos lunas,
                                                                  y hacer mi carne de tu carne espejo. 
                                                              
                                                       



   

33 comentarios:

  1. La sensualidad, el erotismo incluso, comportan una variante esencial de la poesía amorosa. Pocos aspectos tan "descarnadamente" humanos sirven de alimento a la lírica...

    ResponderEliminar
  2. Rafael, lo has bordado con canalé y blonda, excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, había materia para recrearse con la "aguja"...

      Eliminar
  3. QUE SONETO TAN HERMOSO Y ROMANTICO RAFAEL!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te lo pareció la finalidad del poema se ha cumplido...

      Eliminar
  4. AlmaDayana AlmaDayana8 de septiembre de 2014, 22:22

    Me encantó!! Un erotismo sublime y rebosante de sensualidad. No dejas de impresionarme, tu sutileza y elegancia para cualquier composición poética, y este soneto es excepcional. Gracias y abrazos, Rafael.
    "y hacer mi carne de tu carne espejo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco sumamente tan cálido comentario. Hablas de "erotismo sublime", pero en relidad no se desnuda a un cuerpo sin que antes se haya despojado al alma de todas sus vestiduras...

      Eliminar
    2. AlmaDayana AlmaDayana9 de septiembre de 2014, 20:26

      Esto sí que es un erotismo fino y exquisito!! El mejor vehículo para desnudar el alma es la palabra... Abrazos.

      Eliminar
    3. Dices bien, la palabra y la confianza con que se pronuncia.

      Eliminar
  5. Qué bonito versos, me quedo complacida eternamente,leerte es un placer Rafael Simarro, gracias por escribir muy cordial saludos.
    Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He dicho muchas veces que un poeta no es nada sin sus lectores y ahora, al ver tu comentario, lo repito de nuevo. Espero seguir complaciendo tu gusto por la poesía.

      Eliminar
  6. Excitante poema... Gran poeta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo, y bienvenido a este rincón poético.

      Eliminar
  7. un soneto precioso!!!, genial Rafa...

    ResponderEliminar
  8. Un extraordinario poema, delicado, elegante y extremadamente sensual. Un juego de todos los sentidos que concluye con la pérdida del mismo sentido. Una descripción de la verdadera unión, cuando se desnuda el cuerpo y alma.
    Felicidades!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te has "empapado" bien con el soneto, tanto en la forma como en el fondo. Tu glosa me parece extraordinaria. Muchas gracias por volver a este permanente diálogo poético.

      Eliminar
  9. Bello soneto y bellísimo verso final. Gracias, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo soneto exige un esfuerzo de concentración. Aprecio de veras que te guste.

      Eliminar
  10. Te manejas espléndidamente en la poesía ´"erótica", como en todo. He intervenido como jurado en bastantes concursos de este tipo de literatura y te puedo asegurar que la mayoría de las imágenes y metáforas que se emplean no son tan sutiles como las tuyas...
    Un saludo, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me supongo, aunque yo también conozco textos con un estilo digamos más directo, incluso "vulgar", que no dejan de tener su "pegada". Sin embargo, cada autor debe encontrar sus propias maneras y hallar los recursos necesarios para expresar lo que desea decir. Por mi parte, como sabes, me decanto por los clasicos, son mi debilidad...

      Eliminar
  11. ...Y para muestra un botón, como se suele decir, aunque en este caso tu poema es un broche de oro. Un placer leerte, Rafael. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antonia, por lo del "broche de oro". Esperemos que no se acabe el muestrario... Y en cuanto al placer de leerte por mi parte es igual. Un abrazo.

      Eliminar
    2. El buen orífice siempre encuentra el modo de tallar y dar forma a una nueva joya... Abrazos.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
    2. Claro, es hermoso.

      Eliminar
  13. La belleza, para mí, es la finalidad de la poesía.

    ResponderEliminar
  14. Este poema, corto pero con profundo lirismo rebosante, trasciende el límite de lo sublime y puro de dos cuerpos que se aman. Felicitaciones por ver el amor de esa manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ciudadela del amor posee innumerables puertas. El poeta puede recorrerlas todas.

      Eliminar