martes, 1 de julio de 2014

DON DE LA PALABRA





                                                                  No me acostumbro a oírla
                                                                  en boca de políticos:
                                                                  los muy apestosos.
                                                                  Tampoco creo que en pólizas,
                                                                  folletos, reclamaciones
                                                                  administrativas
                                                                  o títulos de propiedad
                                                                  pueda enorgullecerse.
                                                                  Si a la criatura humana
                                                                  se le otorgó este don no fue
                                                                  para ser malgastado en todo esto.

                                                                  Decir acaso
                                                                  que "este Sol de enero
                                                                  recorre el cielo en su brasero de ámbar",
                                                                  o que "la musa peina
                                                                  el oscuro abanico de sus cabellos
                                                                  sin saber que la estoy contemplando",
                                                                  se acerca certeramente a lo esencial.
                                                                  El íntimo deseo de comprimir
                                                                  la belleza es la forma
                                                                  pasajera, el pálpito fugaz
                                                                  que nos hace partícipes de lo eterno.

                                                                  Cabe calentarse
                                                                  con esta certidumbre
                                                                  en medio de la fría soledad del mundo.
                                                                  Cabe echar al olvido
                                                                  los desperdicios de unos cuantos telediarios.

    

27 comentarios:

  1. Con el paso del tiempo, el poeta se aferra a esta íntima convicción...

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias... Desde mi punto de vista, para poder ponerse a escribir hay que sentirlo así.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo... Qué bella es la palabra!!

      Eliminar
    3. La música del corazón se compone con ella.

      Eliminar
    4. Entonces tienes un corazón muy marchoso jajajjj

      Eliminar
    5. No está mal... tiene sus momentos, como todos.

      Eliminar
  3. AlmaDayana AlmaDayana2 de julio de 2014, 19:41

    Estupendo poema. Don de la palabra, un vehículo maravilloso para poder expresar nuestros pensamientos y que no siempre se hace buen uso de ello. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, no siempre se hace buen uso de él. Pero aquí nos comprometeremos a que sí se haga...

      Eliminar
  4. Grandilocuentes palabras, despliegue de la realidad que estamos viviendo. Muy bueno, Rafael, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, amigo. Esa realidad a la que aludes a todos nos alcanza en mayor o menor medida.

      Eliminar
  5. Adriana Gutiérrez2 de julio de 2014, 19:43

    QUE BUENO RAFAEL!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tu sensibilidad la que lo hace bueno, Adriana.

      Eliminar
    2. Adriana Gutiérrez2 de julio de 2014, 20:07

      OH NO, LA SENSIBILIDAD DEL ESCRITOR QUE TOCA ESAS FIBRAS QUE EL RESTO NO PUEDE!!

      Eliminar
  6. Gracias por tu talento. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por aceptarme en tu "comunidad". Abrazos.

      Eliminar
  7. ..talento si, para sacar poemas de las cosas más sencillas. Me gusta mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cosas sencillas, como tú las llamas, son las que están más llenas de poesía.
      Gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  8. Sí, bueno, pero las "palabras" de los políticos pesan mucho más en la realidad que las de los poetas... aquéllos siempre tienen la sartén por el mango, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy yo muy seguro de que, a la larga, la política se imponga al arte, Roberto. Más bien creo que es al revés...

      Eliminar
  9. El poeta siempre tiene bellas palabras para explorarla,yo diría que como ama las letras es lo que escribe, gracias Rafael Simarro, estos comentarios han sido espotáneamente muy bueno,saludos y esperando tus letras.
    Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amor a las palabras y amor a mi idioma, a mi "español"... Hay que sentirlo primero para poderlo transmitir después. Gracias, Guadalupe.

      Eliminar
  10. Las palabras, armas de doble filo, tanto pueden ser el bálsamo como la espada, el sol que calienta o el invierno más frío ... Hay palabras que se lleva el viento y palabras que se imprimen a fuego en algún lugar a mitad entre el corazón y el alma.
    Tu poema es una hermosa manera de reclamar esa belleza que esconden las palabras.
    Un placer leerte, querido amigo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay palabras para todos los gustos... palabras bastardas, interesadas, llenas de doblez; palabras iracundas, violentas, hirientes; palabras de mercaderes o de rituales vacíos... Pero el poeta siempre sabrá escoger las únicas palabras que son esenciales, las únicas que de verdad importan.
      Muchas gracias, Antonia, por ser como eres y por tu amistad.

      Eliminar
  11. Me gusta como también me gusta venir a esta página y encontrar comentarios como los de Antonia. Entre los dos se puede decir que habéis hecho una auténtica tesis poética del uso de la palabra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste este blog y los comentarios, y te doy las gracias en nombe de Antonia y en el mío.

      Eliminar