lunes, 2 de junio de 2014

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO XI





                                                                 Cuando contemplo en el cielo
                                                                 el batallar de la confusa tormenta,
                                                                 y en las copas de los árboles el azote
                                                                 del viento, que golpea semejante
                                                                 a un agitado corazón,
                                                                 mirando el desorden tempestuoso
                                                                 que de improviso somete
                                                                 a la Naturaleza a su albedrío,
                                                                 deshaciendo la arquitectura del sosegado
                                                                 mundo y volviéndolo a reconstruir
                                                                 conforme al designio de una hora.
                                                                 Cuando presencio en la cumbre
                                                                 despeñarse torrentes de piedra,
                                                                 con el fragor de la avalancha
                                                                 que devora los contornos de algún cuadro
                                                                 bucólico, atronando la quietud
                                                                 de los valles dormidos,
                                                                 obligados por fuerza a enrolarse
                                                                 en la violenta rebeldía
                                                                 de los titanes apresados en la tierra,
                                                                 que quieren de su argolla libertarse.
                                                                 Cuando al borde del acantilado resbaladizo
                                                                 escucho el rugido insistente
                                                                 de las panteras marinas, el grito
                                                                 de la selva de olas y espumas
                                                                 que se abre bajo mis pies,
                                                                 perturbadora visión obsesiva
                                                                 dueña de las débiles potencias del ánimo,
                                                                 dédalo verde y gris, destino
                                                                 frente al que reconozco
                                                                 de manera completa mi reflejo de náufrago...
                                                                 En tales momentos lentamente comprendo
                                                                 que mi soledad sólo encuentra paz
                                                                 en medio del trastorno, que habiendo abandonado
                                                                 el Amor a mi vida nada en el orbe
                                                                 guarda ya el equilibrio, que mis lágrimas
                                                                 anhelan la destrucción
                                                                 y que, en ausencia de aquélla
                                                                 que en su ser infinito me embriagó con su gracia,
                                                                 el emocionado cultivo de lo hermoso
                                                                 se torna adicción irremediable
                                                                 al opio de deseos que nunca se alcanzaron.    
                   
                         

21 comentarios:

  1. Los románticos solían encontrar el consuelo de sus pesares en la contemplación de las fuerzas desatadas de la Naturaleza. Valga mi poema como recuerdo de aquella exaltada sensibilidad.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante:
    Cuando al borde del acantilado resbaladizo
    escucho el rugido insistente
    de las panteras marinas, el grito
    de la selva de olas y espumas
    que se abre bajo mis pies,

    Enmudecidas la palabras en leerte, cada verso se ha hecho suspiro. Valga tu poema como exaltación propia de sensibilidad y romanticismo, que aún hoy, seguimos escondiendo nuestra rabia en las tormentas, nuestra soledad en playas desiertas, y nuestra incertidumbre, en los bosques de hayas bajo la niebla.
    Un fuerte abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me emocionan todas tus palabras, Antonia, de consumada poeta y escritora. Almas errantes "en bosques de hayas bajo la niebla"... así somos. Otro abrazo igual.

      Eliminar
  3. Gran recuerdo y profundas tus palabras a los Anglosajones. Buen escrito. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una estética desgarrada, de "ruptura" con la concepción literaria clásica, y una rebeldía personal que se manifiesta en todos los terrenos. Reconozco que los escritores románticos me encantan. Muchas gracias, José.

      Eliminar
  4. No hace falta que lo jures, ya se ve. Pero Chateaubriand era un escritor francés, ¿no?, lo digo por la cita que has puesto en facebook.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto. Sin embargo su "invocación" a las tormentas es un texto magnífico y por eso lo mencioné.

      Eliminar
    2. Tienes un gran conocimiento literario amigo, y eso se agradece en estos tiempos.

      Eliminar
    3. Eres muy amable, Roberto, pero es sólo una buena afición y nada más.

      Eliminar
  5. me quedo con el final...una desoladora culminacion para todo el poema...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que continúes acompañando esta aventura literaria.

      Eliminar
    2. lo hago siempre con mucho gusto Rafa

      Eliminar
  6. AlmaDayana AlmaDayana3 de junio de 2014, 19:42

    ¡Fabuloso poema! Me encantan todas las metáforas que utiliza en sus versos. Es hermoso. El poeta en su medio natural: abre su corazón y vierte toda su angustia... Gracias Rafael, un abrazo. "Cuando presencio en la cumbre despeñarse torrentes de piedra, con el fragor de la avalancha que devora los contornos de algún cuadro bucólico(...) Cuando en el borde del acantilado resbaladizo escucho el rugido insistente de las panteras marinas, el grito de la selva de olas y espumas que se abre bajo mis pies(...) En tales momentos lentamente comprendo que mi soledad sólo encuentra paz en medio del trastorno(...)".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante la visión de los elementos desatados el escritor romántico halla un testimonio de la libertad que a él le falta. Me alegro de que te haya gustado. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Adriana Gutiérrez3 de junio de 2014, 19:42

    ¡CUANTO SENTIMIENTO RAFAEL!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentimiento que sacude sus yugos y ansía manifestarse... Eso es la poesía romántica, Adriana.

      Eliminar
    2. Adriana Gutiérrez3 de junio de 2014, 20:02

      ¡¡QUE MARAVILLA PODER EXPRESARLO CON TANTA BELLEZA!!

      Eliminar
    3. Gracias, amiga mía. A tal vocación me aplico y vuelco lo mejor de mí.

      Eliminar
  8. Gran poema, creo que lo voy a imprimir para leerlo más veces, con una no es suficiente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco ese detalle de "buen lector" y por supuesto tu opinión sobre mi escrito.

      Eliminar