miércoles, 21 de mayo de 2014

EL AÑO NUEVO

                                      
           
                                                                A estas horas de la madrugada
                                                                hasta las estrellas se han oscurecido.
                                                                Un acre olor a orines
                                                                se abalanza sobre mí
                                                                al llegar a la esquina; estaba
                                                                al acecho, como animal inmundo,
                                                                en la rampa del garaje de al lado.
                                                                Algunos mastuerzos vociferantes
                                                                han debido reventar la cabina
                                                                del teléfono: por el suelo
                                                                pequeños fragmentos opacos
                                                                extienden una nevada humillante.
                                                                Individualmente, esos tipos no valen nada
                                                                y en grupo menos todavía.
                                                                Siempre lo mismo.
                                                                Treinta y tantos años de democracia
                                                                y la barbarie no para de avanzar.
                                                                Con hastío meto la llave en la cerradura
                                                                de mi casa. La civilización
                                                                prolongará su agonía
                                                                al menos otros doce meses.
                                                                Eso ya es un motivo
                                                                para introducirse en el sobre
                                                                con moderado optimismo.
                                                                Prometo pensar en ello.
                                                                Mañana, cuando tenga ganas de reirme... 

23 comentarios:

  1. Pocas cosas me desagradan más que el gratuito afán de hacer daño. Es como la rúbrica con que se identifica la estupidez...

    ResponderEliminar
  2. Bien, lo que narras en este poema sin duda es irritante, pero ¿culpas de ello a la democracia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es la democracia la culpable, sino más bien la condición humana, Roberto.

      Eliminar
  3. Pues sí, Rafael Simarro es la condición humana como dices tú, no todo el mundo tiene la buena condición, no somos iguales en la educación ni en nada,gracias por el soneto que maravilla el pensamiento, saludos, Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que en la variedad está el gusto: entonces ¡menos mal!
      Un afectuoso saludo, Guadalupe.

      Eliminar
  4. Mañana Rafael será una sonrisa o una lágrima, quedarán palabras y obras. Excelente escrito Poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los que escribimos unas veces nos convoca la miel, otras el ácido. Tú lo sabes bien. Muchas gracias, amigo.

      Eliminar
  5. AlmaDayana AlmaDayana22 de mayo de 2014, 20:53

    Triste y desafortunado suceso. Gracias por compartir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una impresión deprimente es lo que me causó. Gracias a ti, Alma, por tu comentario.

      Eliminar
  6. "Prometo pensar en ello. Mañana, cuando tenga ganas de reirme".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Risa un tanto amarga... pero risa al fin y al cabo.

      Eliminar
  7. Francisco de Miguel López22 de mayo de 2014, 20:56

    Bonito poema Rafael, y estoy de acuerdo que la democracia no ha servido para nada ante tipos de mal comportamiento. Prometo pensar en ello, aunque no me monde de risa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La educación y el civismo siempre serán "asignaturas pendientes", amigo Francisco. No, no es para mondarse de risa, sólo para una mueca de desengaño. Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  8. Me ha recordado un poco a Baudelaire en "Las Flores del Mal", un poco por la decadencia que transmite el poema...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Baudelaire es una buena referencia en poesía, me felicito por habértelo recordado. La decadencia está presente en la sociedad que nos ha tocado en suerte y se percibe de muchas formas...

      Eliminar
    2. Desde luego, estamos viviendo un momento político bastante decadente la verdad...

      Eliminar
    3. También lo era en la época de Baudelaire y, si nos remontamos, en la de Aristóteles. Pero los que nos sentimos "creadores" contamos con un salvavidas muy especial.

      Eliminar
  9. ..no es lirico tu escrito, no parece que por lo que cuentas lo pueda ser pero me engancha igual, eres muy bueno escribiendo Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poema representa una reflexión bastante amarga, sólo eso. Pero te agradezco sumamente tu comentario.

      Eliminar
  10. Grande escrito, eh?, está muy bien. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te gustara, amigo. Gracias por volver a mi página.

      Eliminar
  11. Un poema irritado Rafael, a veces es necesario alzar la vos, lanzar un grito. "Nada hay más absurdo que la violencia gratuita" . Siempre es un placer leerte amigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un poema para una situación "irritante" y que por desgracia se repite demasiado.
      ¡Si valiera para algo escribir sobre ello...! Pero al menos nos queda el desahogo interior. A mí tus visitas aquí me alegran también siempre, Antonia. Abrazo compartido.

      Eliminar