jueves, 20 de marzo de 2014

HECHOS

                                                                    Teniendo en cuenta que pocas personas
                                                                    son capaces de abandonar
                                                                    el hábito de toda su vida,
                                                                    aunque les parezca un estorbo;
                                                                    que si bien intuyes
                                                                    en la sensibilidad del corazón
                                                                    algún sentido
                                                                    lo cierto es que cuesta horrores
                                                                    averiguarlo;
                                                                    que los afanes que forman
                                                                    los peldaños de tu historia
                                                                    apenas ofrecen
                                                                    mayor consistencia que una humareda;
                                                                    que, por mucho que corras, siempre
                                                                    serás un rehén de tus miserias;
                                                                    que el autobús
                                                                    para el otro barrio puede
                                                                    aguardarte detrás de cualquier esquina,
                                                                    y que no existe nada en realidad,
                                                                    aparte de este instante
                                                                    condenado a fluir,
                                                                    la conclusión evidente
                                                                    es que no eres el rey que te creías.
                                                                    Acéptalo y al menos
                                                                    te ahorrarás la molestia
                                                                    de deberle minutas al psicólogo.  

25 comentarios:

  1. Ejercicio de "poesía realista": las variaciones siempre vienen bien...

    ResponderEliminar
  2. Brusco cambio de estilo, Rafael. Dices que "cuesta horrores averiguar algún sentido"... ya lo creo que cuesta, lo sabemos los que aspiramos a escritores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Oficio de tinieblas" llamaba Cela a la literatura. Lo sabía bien...

      Eliminar
  3. Francisco de Miguel López20 de marzo de 2014, 23:44

    Gracias por este poema tan trascendental, es una invitación a pensar, y espero que el autobús para el barrio ese nos tarde en llegar. Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, toquemos madera... Otro abrazo fraternal, amigo.

      Eliminar
  4. Rafael Simarro como"dices poesía realista",evidentemente , siempre vienen bien es lo que se aprende tanto de los poemas,por supuesto que creo todo lo que cuesta subir peldaños de de la misma vida,y me hace gracia cuando dices ahí, que mucho que corra siempre será un rehén, claro todo sería más fácil si la vida la tomamos como Dios manda me cuesta entender los poemas porque no soy profesional solo una simple sencilla persona que le encanta los versos,la poesía, mi hobby de ratos de mi espacio sea a la hora que sea, saludos amigo, y esperando en otra visita,Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te visitaré con nuevos poemas porque el río de la poesía es interminable. Saludos, amiga.

      Eliminar
  5. Sabes donde poner la palabra y hacer un puzzle perfecto, llamado sentido. Muchas gracias, Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, amigo José, lo intento al menos para establecer una complicidad con el lector. Ese creo de debe ser siempre nuestro objetivo. Un abrazo para ti también.

      Eliminar
  6. Me gusta este poema...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, me alegra que dejes aquí tu opinión.

      Eliminar
  7. ..poesía realista tú la llamas, está bien aunque prefiero el vuelo del poeta a regiones liricas más altas..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero entre vuelo y vuelo el poeta echa también pie a tierra y ve lo que ve...

      Eliminar
  8. Entro en esta página por recomendación de Edición personal y me parece muy buena.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy las gracias y la bienvenida a mi blog. Un saludo muy cordial.

      Eliminar
  9. A María Tortosa le gusta este poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oí el tuyo en la radio y también me gustó. Un abrazo.

      Eliminar
  10. ..."por mucho que corras siempre serás rehén de tus miserias"... Me quedo esta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quién no es rehén de muchas cosas? Gracias, "Anónimo".

      Eliminar
  11. Aferrarse a los hábitos, no es bueno. Vivir es aceptar que se está en continuo movimiento aunque estemos quietos... Y muy cierto : "Nada existe en realidad salvo el instante". Unos versos profundamente realistas, on esa hermosa sensibilidad que te caracteriza.
    Abrazos, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, de acuerdo contigo en tus apreciaciones. Y me alegro de recuperarte. Esta "casa" es la tuya, Antonia...

      Eliminar
  12. AlmaDayana AlmaDayana3 de abril de 2014, 21:25

    Buena reflexión. Yo, tú... y nuestras propias circunstancias. Siempre hay que tener vivos los sueños, pero con los pies bien asentados a la tierra. Los sueños y la realidad no son incompatibles... Pon un poco de locura a tanta cordura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón: los sueños y la realidad no tienen que ser incompatibles... Decía Borges que no hay día en el que no estemos, por un instante siquiera, en el Paraíso.

      Eliminar
  13. Adriana Gutiérrez4 de abril de 2014, 23:40

    Es cierto...

    ResponderEliminar