martes, 5 de noviembre de 2013

LA CUESTIÓN





                                                                      En momentos insólitos
                                                                      uno puede llegar
                                                                      a sentirse feliz.
                                                                      Desde que abandoné las tiranas
                                                                      reglas de la métrica
                                                                      noto que me ocurre.
                                                                      Acabo de salir a la plaza.
                                                                      El viento, optimista,
                                                                      pone su palmadita en mis hombros.
                                                                      Pasivos jubilados
                                                                      estiran los raídos
                                                                      calcetines del tiempo.
                                                                      Veo el enjambre de críos
                                                                      apelotonados frente al escaparate
                                                                      de las chuches,
                                                                      como dípteros sobre azúcar.
                                                                      Quizá la libertad sea esto.
                                                                      O algo muy parecido.
                                                                      El problema consiste
                                                                      en saber qué hacer,
                                                                      en saber qué escribir.
                                                                      La eterna cuestión,
                                                                      que diría el clásico.
                                                                      Dilema sin sentido,
                                                                      que opinaría el holgazán.


15 comentarios:

  1. Poesía con otro estilo, con otra mirada.

    ResponderEliminar
  2. QUE INCREIBLE QUE PONGAS ESTE POEMA JUSTO HOY EN QUE ARGENTINA ENTERA ESTÁ DE LUTO POR LA MUERTE DE UN CÓMICO QUE NOS HIZO REIR DURANTE 50 AÑOS, Y QUE PRECISAMENTE ERA GRACIOSO POR ROMPER LAS NORMAS DEL ARTE, ÉL SE HIZO FAMOSO POR CANTAR MAL Y SER TORPE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay coincidencias que saben a gloria, ¿verdad?

      Eliminar
  3. Hay unos escritos en tu blog de marca propia, un estilo muy personal y con sentido, muchas gracias por compartirlo Rafael, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la bienvenida al blog, amigo. Estoy seguro de que lo vas a enriquecer.

      Eliminar
  4. Bien! un aire nuevo... Me gusta esa libertad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La libertad es el bien más preciado a que podemos aspirar. Sin ella, el poeta se ahoga. Pero teniéndola en el corazón incluso dentro de una jaula se puede sentir el Rey del Universo...

      Eliminar
  5. Pues sí Rafael Simarro, una poesía con estilo que hace pensar mucho por la imagen, y versos,aunque yo no tengo estudios superiores, solo lo básico, quisiera entender la poesía con claridad pero sé que tiene mucho que pensar a la dichosa cuestión con esa mirada a la plaza con ese aire de libertad, con el dilema de escribir sentado como se ve en la imagen, con la mirada hacia en frente, y no importa jubilados para escribir, un saludos.esto me emociona de veras.
    Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacer cosas sencillas, dejar que la mente vague a sus anchas... La felicidad está en eso. Lo demás suele ser sólo ruido y confusión.

      Eliminar
  6. Me ha gustado esta poesía naturalmente sencilla, este tipo de poesía me encanta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es refrescante poder escribir así, dejándose llevar sin más por la inspiración, no sujeto a nada. Me alegra que hayas recalado en mi blog.

      Eliminar
  7. Para mi gusto uno de tus mejores poemas. Genial lo de los jubilados que estiran los calcetines de tiempo...

    ResponderEliminar
  8. ..momentos en que se puede ser feliz.. por ejemplo al leerte Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que se puedan seguir repitiendo. Gracias por tus constantes visitas.

      Eliminar