miércoles, 18 de septiembre de 2013

SONETO A UNOS LABIOS






                                                                Pueden juntarse, como azul cantueso,
                                                                y en mi rostro su roce delicado
                                                                posar, el fiel aliento enamorado
                                                                de mis sentidos brevemente preso.

                                                                Pueden, en oración, el blando peso
                                                                alzar al firmamento, musitado
                                                                con palabras devotas, y a tu lado
                                                                muy hondo herirme pareciendo ileso.

                                                                Pueden, en fin, desde sus gradas puras,
                                                                alcanzarme en un vuelo, donde libo
                                                                mi nombre en mieles de tu voz de oro...

                                                                Aunque es, Amor, al tiempo que murmuras
                                                                los versos palpitantes que te escribo
                                                                cuando a tus labios plenamente adoro.


                                                                (De "Justa medida").                 

15 comentarios:

  1. Esos labios que musitan clemencia,
    brevemente temblorosos y exitados,
    esos labios ardientes y echizados
    que me empequeñecen en su precencia.

    son dos rosas que derraman su fragacia
    en los claros amaneceres abermellados
    cuando en uida los cielos estrellados,
    se compacen en adornarlos de gracia.

    me matan y ellos ni tan siquiera lo saben
    ay galán que te apollas en la cobardía,
    de unos besos que en los tuyos ya arden.

    no se imagina esa llama endendia
    que en mis noches son como el fuego
    que me quema en esa su llama fría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por este obsequio inesperado, seas quien seas.

      Eliminar
  2. Escribir versos a unos labios enamorado en fragancia de azul, y mieles, es el placer de todos los versos más emblemáticos que se pueda leer, mil gracias por este bonito poema,Rafael Simarro.
    Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos labios muy especiales que besan, rezan, pronuncian el nombre del poeta y, sobre todo, se encienden con los versos que escribe... Celebro que te guste.

      Eliminar
  3. Ellos tienen el poder de dar vida a la palabra... bello soneto, gracias Rafael!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poder de la palabra, de la ternura, de la pasión... ¡de tantas cosas!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Un soneto bien construido, aunque más frío que otros a los que nos tienes acostumbrados

      Eliminar
    2. Para Mara Romero Torres: es un placer tenerte de vuelta en el blog.
      Para "Anónimo": el molde clásico del soneto, como ocurre con el mármol, puede resultar un tanto frío; en este caso, además, se da la circunstancia de que no es una composición reciente y el estado anímico del autor ha podido cambiar desde que la escribió...

      Eliminar
  5. Estupendo soneto Rafael, con el sabor de los grandes poetas clásicos. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  6. ..Preciosoooo!!! Gracias por compartirlo. Besos.

    ResponderEliminar
  7. ..hermosisimo Rafa, me uno a los anteriores comentarios. Felicidades!!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias a los tres por vuestra fidelidad y asistencia al blog.

    ResponderEliminar
  9. Siempre me causan admiración los sonetos y este, tan tierno me toca la fibra. Esos labios por fuerza tienen que ser Los labios, con mayúsculas. Los labios que te hacen sentir todo el AMOR que las buenas personas llevan dentro.
    Un aplauso también para ese anónimo que ha dejado otro para nuestro disfrute.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los labios "con mayúsculas", como bien dices. Los únicos por los que merece la pena sentirse poeta... Gracias una vez más, Merche.

      Eliminar