martes, 20 de agosto de 2013

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO VII

                                         

                                                                   Ninguna melodía tan seductora
                                                                   como la de tu voz,
                                                                   ningún territorio comparable
                                                                   a los que se prolongan
                                                                   entre los confines de tu piel,
                                                                   ningunos mares como los tuyos...
                                                                   Menciono lentamente
                                                                   colina y desierto,
                                                                   arroyo, bosque, sierra,
                                                                   césped que mis manos
                                                                   apenas osan presionar,
                                                                   crepúsculo flotando
                                                                   en los lagos sin fondo con que miras.
                                                                   Porque, de una forma exquisita,
                                                                   no explicada por juicio racional
                                                                   ni dicha con las reglas de la lógica,
                                                                   tú existes en cada cosa
                                                                   que vive sobre el mundo
                                                                   y a su vez esas cosas
                                                                   en porciones pequeñas
                                                                   se contienen en ti.
                                                                   Y siempre en tu presencia
                                                                   resulta innecesario buscar trinos,
                                                                   aguas en que lavarse,
                                                                   espigas para el pelo o la sonrisa,
                                                                   piedras preciosas para la belleza,
                                                                   verdes helechos en que acostar
                                                                   a la cansada ternura.
                                                                   No hacen falta, querida,
                                                                   si tú llenas
                                                                   la muda desnudez del tiempo
                                                                   y tomas posesión,
                                                                   como los meteoros que atraviesan
                                                                   la noche,
                                                                   del cielo de mi espíritu,
                                                                   conociendo también tu impronta
                                                                   al final de este canto
                                                                   que igual que un ramo, ahora,
                                                                   aprietas junto al pecho conmovida.




17 comentarios:

  1. Día a día, entrada a entrada, el nuevo poemario se va desgranando par a mis amigos del blog. ¡Va por todos vosotros!

    ResponderEliminar
  2. Al colectivo "Poesía eres Tú" le gusta este poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro mucho compartir con vosotros el estilo de la poesía romántica. Gracias por volver aquí.

      Eliminar
  3. Gracias Rafael Simarro, por el poemario tan exquisita que me deleita al leerlo, contiene el poema muchas frases que me encanta, como por ejemplo, esta que dices,tú existes en cada cosa que vive sobre el mundo y a su vez esas cosas se contienen en ti.
    Gracias Rafael no hay otra cosa mejor que leer un buen poemario, que me sabe a melodía.
    Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es para mí muy grato trasladar estos poemas, recientemente escritos, a los partícipes del blog. Espero que algún día vean la luz como un libro...

      Eliminar
  4. Gracias Rafael...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te las doy a ti por estar dispuesta a compartir la poesía.

      Eliminar
  5. A María Tortosa le gusta el poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te quedo agradecido y espero volver a encontrarte en el blog.

      Eliminar
  6. La ternura que derramas en este canto, crece y crece en cada uno de sus versos como el agua que tímidamente arrastra un torrente hasta un bravo río, descargando pasión hasta el final, para llegar a un Mar a, ese mar en el que me gustaría sumergirme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Poesía (acaso sólo ella) hace posible que el inmenso caudal de la ternura no se malogre. Y al poder compartirlo con los fieles lectores como tú su volumen no se ve disminuido, sino que todavía se multiplica más. Todo eso constituye una excelente materia prima para este rincón poético que quiero levantar...
      Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  7. .admirable es el poeta que transmite un sentimiento tan hermoso y con palabras tan puras, haces que me conmueva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión sobre el poema. Gracias por lo que piensas del poeta...

      Eliminar
  8. Francisco de Miguel López29 de agosto de 2013, 19:53

    ¡Muy bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, y en adelante bienvenido a este blog.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Es un placer verte por aquí.

      Eliminar