martes, 25 de junio de 2013

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO VI





                                                                  La emoción, con latidos de bronce,
                                                                  resonaba en las cavidades
                                                                  de su alma cada vez
                                                                  que se ponía a componer para Ella,
                                                                  para la esbelta Musa
                                                                  de largos cabellos sombríos,
                                                                  para la ondina de la noche
                                                                  que continuamente nadaba
                                                                  en sus pensamientos.
                                                                  La pintaba con palabras;
                                                                  la dibujaba en la solitaria
                                                                  atmósfera del cuarto; la esculpía
                                                                  entre la materia huidiza
                                                                  de los sueños.
                                                                  Una isla de oro en la negrura:
                                                                  eso era su farol.
                                                                  "Cariño mío -le hablaba,
                                                                  si acaso te alejas
                                                                  por el horizonte de mi mar,
                                                                  como barco que boga hacia Poniente,
                                                                  ¿recordarás las horas
                                                                  compartidas en el secreto oasis
                                                                  que pisamos,
                                                                  las manos hechas redes, las caricias,
                                                                  el mojado lucero de los ojos,
                                                                  el aliento en su cálida marea,
                                                                  mis brazos coronándote,
                                                                  el rizo de las bocas
                                                                  selladas con recíproca ternura...?
                                                                  ¿O, en cambio,
                                                                  volverás al desnaturalizado país
                                                                  que convirtió en fregona
                                                                  a la Poesía,
                                                                  y purga por ello su delito
                                                                  quedándose ciego y sordo
                                                                  ante la hermosura del mundo,
                                                                  sin comprender jamás
                                                                  el designio divino de otorgarles
                                                                  un sentimiento eterno a los que aman?".


  

8 comentarios:

  1. Rafael Simarro, me quedo plasmada leyendo el poema de veras, una emoción de puro encanto.
    Con el dibujo lo dices todo, esa imagen me encanta,tiene este poema algo como el poema mío que se titula, versos en el acantilado azul, me supongo que te la envié habla de poesía, yo creo que esta se refiere por lo mismo,este poema me gustas mucho por su ritmo de música y a la vez por su fortaleza musa es decir,por lo que tanto se ama en pensamiento a la poesía.Pero permítame corregirme el poema.
    Guadalupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco estas palabras llenas de sentimiento.

      Eliminar
  2. Haces que me entren ganas de recibir una carta así!!! me gusta la forma que tienes de acariciar con palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ardiente, delicado, puro, limpio, tierno, sincero, entregado, magistral...insuperable. Me pregunto cual sería la respuesta dada por la musa a su poeta.
      La imagen no puede estar mejor escogida, me impresiona la visión de esas manos, la aparente soledad, rota por esa vela que da luz a cada inspiración.

      Eliminar
    2. Para Julia: Muchas gracias por comentar de esa forma el poema. En cuanto a la "carta", una vez publicada cualquier lector o lectora puede hacerla suya. En eso precisamente estriba la grandeza de la poesía.

      Eliminar
    3. Para "Anónimo": Coincido contigo con respecto a la imagen; en cuanto la encontré no tuve ninguna duda de que ilustraba el texto perfectamente. Tus calificativos me colman de contento y de gratitud, aunque no sé si mi poema reúne tantas virtudes al mismo tiempo. Honras este blog con tus comentarios y te estoy por eso profundamente reconocido. Tal vez la "Musa" no haya contestado todavía al poeta, tal vez no lo haga nunca, pero valía la pena hacerle este "regalo"...

      Eliminar
  3. Me parece que todos los que ambicionamos ser escritores hacemos esculturas con la materia huidiza de los sueños, como tú la llamas. Eso de "el desnaturalizado país que convirtió en fregona a la Poesía, etc" no me ha quedado muy claro, estaría bien que lo explicases. Es una alusión a un lugar en concreto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será allí donde el materialismo y la mezquindad habiten. Puede ser el lugar donde tu vives, o donde yo vivo... o cualquier otro lugar.

      Eliminar