jueves, 13 de septiembre de 2012

HIJO PRÓDIGO

                                                 No volverán mis pasos
                                                 a frecuentar tabernas de tahúres,
                                                 ni mancharán mi boca
                                                 los pétalos de besos mercenarios.
                                                 El espeso sabor
                                                 del vino con especias
                                                 no inundará mi lengua
                                                 con las olas ascendentes
                                                 de guirnaldas podridas,
                                                 ni tampoco el redoble
                                                 de las noches sin sueño
                                                 se agolpará en mis sienes,
                                                 como el tambor oscuro
                                                 de una ejecución.

                                                 Ya es hora
                                                 de ir diciendo adiós
                                                 a todo eso.
                                                 Ya es hora
                                                 de abandonar los precipicios
                                                 a los que suele empujarnos
                                                 la soledad.

                                                 En el plomizo amanecer,
                                                 la prisa de los ojos
                                                 se llenará de antílopes sedientos,
                                                 recuerdo anticipado
                                                 del que fue mi país.

                                                 Presiento ya el calor de la aduana,
                                                 el saludo del viento, compatriota,
                                                 los cercados de tierra
                                                 de mi pueblo,
                                                 la higuera de la casa
                                                 de mi padre,
                                                 el generoso umbral en sus pupilas...

                                                 Y mi espíritu, ayer atormentado,
                                                 se libra de una carga insoportable
                                                 mientras liquido, al fin, aquella cuenta
                                                 que tanto tiempo me debí a mí mismo.


                                                 (De "Beberse el Leteo"). 
            

6 comentarios:

  1. A veces es necesario pasar por experiencias que nos conviertan en hijos pródigos, recorrer caminos ásperos para poder llegar a encontrarnos a nosotros mismos y sentirnos al fin como tu metafóricamente dices en casa de nuestro padre. Gracias por estos versos porque me has hecho recordar la paz que siente cuando se consigue ese encuentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, y debemos recordar que nuestro padre, como en el relato evangélico, no se limita a esperarnos, sino que sale a nuestro encuentro para darnos un generoso abrazo. Siempre he creído que de ese acto de reconciliación brota la auténtica felicidad.
      Yo te doy las gracias a ti por tu constancia en el blog.

      Eliminar
  2. Verás, me ha gustado mucho eso del "tambor oscuro de una ejecición". Me parece una buena descripción de las noches de resaca. Y lo sé por propia experiencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Roberto. Bueno, supongo que a todos nos ha ocurrido alguna vez. Yo ahora ya practico la sobriedad y no oigo esos "tambores".

      Eliminar
  3. Te sigo hace años, en las ediciones de "centropoético". Me alegro de haber encontrado este blog. Espero visitarlo con frecuencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será un placer hablar contigo, Julia. Bienvenida al blog.

      Eliminar